El Observatorio de la Dependencia revela que entre enero y junio 1.311 asturianos se han convertido en beneficiarios de la ley 

27.06.11

El cuidador familiar se frena en Asturias. En lo que va de año, 670 asturianos se han incorporado a la nómina de personas que cobran por cuidar de un pariente con dependencia. Son casi tantos expedientes como los que tienen como beneficiario a un dependiente que ha optado por un servicio: 641.
Esos son los principales datos que revela el Observatorio de la Dependencia, dependiente de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales y que en el último examen, publicado el lunes pasado, otorgó un suspenso al Principado.
Tal y como adelantó este periódico, con 3 puntos sobre 10 posibles, Asturias se colocó a la cola del país en cuanto a cumplimiento de la Ley de la Dependencia, un puesto al que llega por segundo examen consecutivo, después de haber encabezado la relación de comunidades en poner en marcha esta novedosa norma, en vigor desde abril de 2007, y de haber sido premiado su trabajo con calificaciones de ‘notable’.
Pero el atasco en la gestión que comenzó el año pasado ha convertido a Asturias en la región con menor número de dictámenes sobre solicitudes, con un 83,3%, frente al 93% de media estatal, lo que se resume en que casi 6.000 asturianos tienen derecho a una ayuda, pero no la tienen al no haber firmado el Plan Individual de Actuación (PIA).
El Observatorio de la Dependencia ha hecho llegar a este periódico todos los detalles del análisis realizado a la gestión del Principado, un análisis que tiene como inconveniente el escaso número de expedientes tramitados en cinco meses, 1.311, aunque aporta datos positivos, como el freno a las pagas al cuidador familiar.
7.245 asalariados
Dicha paga está considerada en la ley como ‘excepcional’, pero desde el principio de la puesta en marcha de la norma se convirtió en la más habitual, superando hasta en un 70% al volumen de expedientes que incluían un servicio.
Sin embargo, la Consejería de Bienestar Social y Vivienda, que siempre ha defendido que se deben priorizar los servicios, parece haberle puesto freno a esta ayuda económica, ya que entre el 1 de enero y el 1 de junio de este año, 670 PIAs se han firmado con una paga familiar de por medio. La cifra es casi idéntica a la de PIAs con servicios, 641.
Otra prueba del parón se encuentra en el hecho de que, en mayo, no se firmó ningún PIA con esta paga como destino, lo que supuso un recorte de 751 asalariados sobre el total de 7.245 asturianos a sueldo por cuidar de un familiar.
En Asturias hay otros 7.022 beneficiarios que han optado por disfrutar de un servicio, ya sea teleasistencia, centro de día, ayuda a domicilio o residencia, tanto en la red pública como con una ayuda para buscar soluciones en el mercado privado. La geriátrica es la oferta preferida, con 3.185 clientes a cargo de la ley. No obstante, en lo que va de año los geriátricos asturianos sólo han registrado 51 ingresos.
Anuncios