Buscar

El caso Pablo

"La gente de esas ciudades, están dormidos. Todo el día en el trabajo, en casa, sonámbulos. Nosotros les despertamos"

Etiqueta

Cajón DeSastre

1 año “fuera”

Si me sigues por el blog o redes sociales, sabrás que este último año he vivido en Llanes y que he trabajado allí desde Octubre de 2015….

Corría el mes de septiembre de 2015, y trabajaba dando varios cursos de acompañante de transporte escolar y monitor/a de comedor escolar para Abierto Hasta el Amanecer, pero al acabar ese mes se acababan; y tenía previsto comenzar a impartir un Certificado de Profesionalidad con Dicampus.

Un amiga me reenvía una oferta de empleo de “Animador/a Sociocultural para Cruz Roja en Llanes”. Así que decidí presentarme, aunque el lugar de trabajo se encontrara a casi 100 kilómetros de mi casa y solo fuera media jornada. Pero soy de apostar.

Y en ocasiones apuestas y ganas, vaya que si gané.

Pasé el proceso de selección para el puesto (Técnico de Cruz Roja Juventud para crear una delegación en Llanes de la sección juvenil) y me seleccionaron.

Así empezaron 6 meses de trabajo maravilloso, de ir y volver 3 por semana (siendo un día de ellos los sábados), complementado con el curso que impartía por las mañanas de lunes a viernes. Luego vino el poder quedarme un año como técnico de voluntariado, y decidí mudarme allí. Un año que ha terminado hoy con la entrega de las llaves del piso llanisco a la casera.

20160523_082200

De trabajo hablo siempre, pero hoy toca hacer balance personal.

Realmente no he estado “fuera”, venía a Gijón la mayoría de fines de semana (por eso las comillas), pero como ha sido un paréntesis en como vivía hasta ahora, en estos días de mudanza y vuelta a mi casa, me ha dado por pensar que me llevo de este año:

  • Senderismo y playas (he hecho muchas rutas y visitado 18 de las 33 que tiene el concejo)
  • El placer de haber podido ir caminando al trabajo.
  • Vivir en una localidad más pequeña de lo habitual.
  • Tiempo libre
  • Decidirme a acabar la carrera (me he matriculado tras mil años sin dar palo)
  • Volver a trabajar en una ONG
  • Una gata
  • Visitas de mis personas favoritas al “hotel Pablo”
  • Me llevo nuevas personas 
  • Tardes de no hacer nada (pocas, pero viene bien tenerlas de vez en cuando)
  • Tiempo para leer (novelas, nada de BOE, BOPA o proyectos)
  • Desconectar para reconectar

Y algunas cosas más.

 

Con la misma alegría que me mudé, desde que terminé mi trabajo allí “me corría prisa” volver a Gijón. Me apetecía estar y sentirme en casa, en al de siempre (y no hablo de “casa” como edificio)

Así que aunque volveré por Llanes y ha sido un gran año, hoy ha tocado finalizar la aventura por el oriente. Y como ya he devuelto las llaves y escrito sobre ello, cierro círculo.

Un saludo desde casa ;O)

Premios de Internet

Me he presentado a los Premios de Internet en la categoría “Marca Personal en Redes Sociales”

elcasopablo - diadeinternet

  • ¿Puedes pinchar en el enlace y dar al botón de votar? No hace falta ni registro (menos de 1 min)
  • Si quieres también puedes compartirlo (esto ya son 2 min)

Enlace para votar

¡Gracias! ;O)

La leyenda de la mariposa azul

miHace tiempo que leí este texto, y me lo he reencontrado en varias páginas, así que hoy lo traigo a la mía para que este primer domingo de febrero le echéis un ojo.

Como cualquier leyenda que se precie, se desconoce la autoría de la misma. Disfrutadla 

butterfly-22851_960_720

Cuenta esta leyenda oriental, que hace muchos años, un hombre enviudó y quedó a cargo de sus dos hijas.

Las dos niñas eran muy curiosas, inteligentes y siempre tenían ansias de aprender. Constantemente invadían a preguntas a su padre, para satisfacer su hambre de querer saber. A veces, su padre podía responderles sabiamente, sin embargo, las preguntas de sus hijas le impedían darles una respuesta correcta o que convenciera a las pequeñas.

Viendo la inquietud de las dos niñas, decidió enviarlas de vacaciones a convivir y aprender con un sabio, el cual vivía en lo alto de una colina. El sabio era capaz de responder a todas las preguntas que las pequeñas le planteaban, sin ni siquiera dudar.

Sin embargo, las dos hermanas decidieron hacerle una picara trampa al sabio, para medir su sabiduría. Una noche, ambas comenzaron a idear un plan: proponerle al sabio una pregunta que éste no fuera capaz de responder.

-¿Cómo podremos engañar al sabio? ¿Qué pregunta podríamos hacerle que no sea capaz de responder?- preguntó la hermana pequeña a la más mayor.

-Espera aquí, enseguida te lo mostraré- indicó la mayor.

La hermana mayor salió al monte y regresó al cabo de una hora. Tenía su delantal cerrado a modo de saco, escondiendo algo.

-¿Qué tienes ahí?- preguntó la hermana pequeña.

La hermana mayor metió su mano en el delantal y le mostró a la niña una hermosa mariposa azul.

-¡Qué belleza! ¿Qué vas a hacer con ella?

-Esta será nuestra arma para hacer la pregunta trampa al maestro. Iremos en su busca y esconderé esta mariposa en mi mano. Entonces le preguntaré al sabio si la mariposa que está en mi mano está viva o muerta. Si él responde que está viva, apretaré mi mano y la mataré. Si responde que está muerta, la dejaré libre. Por lo tanto, conteste lo que conteste, su respuesta será siempre errónea.

Aceptando la propuesta de la hermana mayor, amabas niñas fueron a buscar al sabio.

-Sabio- dijo la mayor- ¿Podría indicarnos si la mariposa que llevo en mi mano está viva o está muerta?

A lo que el sabio, con una sonrisa pícara, le contestó:

– “Depende de ti, ella está en tus manos”.

Nuestro presente y nuestro futuro esta únicamente en nuestras manos. Nunca debemos culpar a alguien si algo falla. Si algo perdemos o si algo conseguimos, nosotros somos los únicos responsables.

La mariposa azul es nuestra vida. En nuestras manos está que queremos hacer con ella.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑