Sesión de evaluación intermedia

Hace más de una semana me encontraba en la mitad del proceso con el grupo de formación con el que estoy trabajando, un momento idóneo para hacer una evaluación.

La evaluación no es algo diferente o diferenciado de la intervención, sino que es una parte esencial de la acción, ya que permite dar continuidad y sentido al proceso práctico. La evaluación es un proceso dinámico y continuo y forma parte de un proceso de planificación, comparando los datos obtenidos con los resultados previstos.

Aquí os dejo la que yo me he planteado, y los materiales personalizados al estilo “EL Taller”; por si os puede servir ;O)

 

Sesión de evaluación intermedia

Qué objetivos me planteo

  • Recopilar información sobre el proceso que llevamos (qué hemos hecho, sentido y vivido)
  • Analizar los resultados obtenidos
  • Reformular metodología (si es preciso en base a los resultados que se obtengan)
  • Reflexionar sobre el compromiso y la participación de persona y grupo para con la formación

 

Duración

4 horas, efectivas tres horas y media (20 minutos de descanso y 10 minutos de “robatiempos”)

 

Metodología

Los principios que marcarán la metodología de trabajo a seguir serán:

  • Fomento de la reflexión y la actitud crítica.
  • Trabajo a dos niveles: primero el personal (autoevaluación) y luego el grupal (evaluación 360º)
  • Espacio seguro: Estamos aquí para evaluar(nos) siempre desde el respeto.
  • Análisis – reflexión – acción.

 

Técnicas para utilizar:

  • DAFO
  • CAME
  • Medidor de energías grupales
  • Critico – Valoro – Propongo
  • Palabra resumen

 

Desarrollo de la sesión

Despertador – Activador (10 min) No puedo deciros cuál se realizó ya que hemos elaborado un “calendario de despertadores” y cada día una persona del grupo realiza un juego o dinámica que nos active para la sesión. Y uno que ya tiene una edad, como no me tocó a mi, no recuerdo cual hicimos.

 

Explicación de los objetivos de la jornada y metodología de trabajo (15 min)

 

DAFO (60 min)

Primero les pedí que reflexionaran a nivel personal, como monitores y monitoras de cara al futuro, y después que se plantearan el DAFO a nivel grupal. Me parece muy importante que el grupo comparta la visión que tienen y se ubiquen en qué situación están.

 

DAFO El Taller ASC

 

CAME (60 min)

En esta ocasión pasamos directamente a la parte grupal, y utilizarlo con lo obtenido del análisis anterior.

El DAFO está muy bien, pero creo que la clave es utilizar esa información “para algo” por eso suelo pedirles que por cada aspecto del DAFO, aporten tres propuestas en el CAME.

 

CAME El Taller ASC

 

Medidor de energías grupales (20 min)

Valoro mucho saber cómo se siente el grupo y cómo andan de energía. Por eso les he pasado este “medidor de energías” con los aspectos a tener en cuenta para que cada persona coloreara cada uno de ellos y tener un resultado visual de las mismas. (Cada aspecto a evaluar puede traducirse en dar una puntuación de 1 a 5)

 

Medidor de energías grupales EL Taller ASC

 

Valoro – Critico – Propongo (10 min)

Por si ha quedado algo que decir o cada persona a nivel individual quiere expresar críticas, valoraciones en positivo o simplemente hacer propuestas, les he pasado esta hoja de recogida.

 

Valoro - Critico - Propongo El Taller ASC

 

Palabra resumen (5 min)

Y para rizar el rizo, la evaluación de la evaluación. Algo rápido y sencillo.

Pido a los y las participantes que resuman en una palabra qué les ha parecido la sesión realizada.

 

 

¿El resultado? Obviamente se queda para el grupo, la entidad que lo lleva y para mi, pero si puedo decir que el grupo va “viento en popa”, y sobre todo que la evaluación intermedia ha sido valorada muy positivamente.

Errores en la gestión de proyectos

Toda persona tiene experiencia en programar, ya que desde que nos levantamos por la mañana nos hacemos un esquema mental de lo que tenemos que hacer durante el día.

Programar significa etimológicamente la acción de escribir por adelantado (deriva de “prographo”, anunciar por escrito). Será un proceso en el que tras analizar una realidad inicial que se expresa en un diagnóstico o análisis de la realidad y definir una situación deseable a la que queremos llegar, vamos definiendo de un modo organizado los pasos a dar para llegar a esa nueva realidad.

Se trata de un proceso de graduación de la utopía, de marcar pequeños avances para lograr la utopía.

Que programemos no nos libra de cometer errores, para eso están las evaluaciones, para identificarlos y prevenir que vuelvan a ocurrir.

paper-3033204_640

Imagen de Mediamodifier en Pixabay 

Me apetece compartiros algunas “cagadas” (o errores) que suelen pasar en en la gestión de proyectos, para que podamos reflexionar sobre ello. Y sobre todo tratemos de no volver a cometerlos.

Los que se me ocurren…

  • Los objetivos se encuentran mal definidos, suelen ser abstractos y difícilmente cuantificables.
  • Los proyectos no se encuentran relacionados con objetivos generales o a largo plazo.
  • El diseño del proyecto se lleva a cabo con poca (o ninguna) participación operativa.
  • No se encuentran fijados los criterios de evaluación.
  • Los presupuestos no se calculan adecuadamente ni se refieren a las actividades programadas.
  • No se les da consideración debida a las soluciones alternativas.
  • Las actividades programadas no responden a los objetivos del proyecto
  • La programación y los procedimientos de ejecución tienen muy poca flexibilidad.
  • No se entiende claramente el ambiente externo al proyecto o no se toma debidamente en cuenta.
  • Los proyectos tienden a durar demasiado, son interminables.
  • Planificación carente de precisión, con objetivos múltiples que no aparecen claramente relacionados con las actividades del proyecto
  • Proyectos que no se ejecutan exitosamente y el alcance de la responsabilidad del equipo a cargo no está claramente definida.
  • No existe una base objetiva para comparar la planificación con lo ejecutado.

Para mi no son errores graves, de hecho me parece hasta natural cometerlos, por falta de experiencia, de tiempo o de dedicación. Además creo que “cagarla” es necesario para aprender. Y por supuesto remarca mi obsesión por evaluar todo para mejorar.

¿Te ha pasado? ¿Cómo has hecho para no volver a cometerlo? ¿Se te ocurre alguno más? ;O)

Alegrías de un animador (todavía en pandemia)

Igual que unos meses os contaba lo que me frustraba como animador en esta pandemia, hoy vengo a contaros lo que me alegra.

Es cierto que seguimos en una situación muy complicada, el puto bicho sigue rondando, los números (al menos a mí) meten miedo, arrastramos cansancio o desazón de todo lo que llevamos vivido (“fatiga pandémica” he leído por ahí que lo llaman. Vamos, que estamos hasta el mismísimo culo) y aunque la vacunación avanza, se nos está haciendo largo.

Desde “El Tallerseguimos trabajando en lo que nos gusta y cómo nos gusta. A un ritmo lento pero seguro y leal a nuestros valores. 

Supongo que este “seguir currando” y haciendo es lo que hace que ahora me centre en las alegrías de animador (todavía en pandemia)

 

20210414_165112

 

Va volviendo la presencialidad

Ya comenzamos a hacer actividades presenciales, vuelvo a ver a personas “mascarilla a mascarilla” a interactuar in situ; y esto es una alegría tanto para mi como profesional, como para las personas que vienen a las actividades. Hay ganas de hacer cosas

Seguridad

Algo positivo de esta pandemia es que nos ha hecho mirar con lupa todo lo que se venía haciendo y revisar espacios, ratios, documentación, requisitos, etc. Vale es un poco “no hay mal que por bien no venga” pero me gustan las cosas bien hechas y este sector de “lo social” no vale solo el “buenismo”, debemos ser profesionales.

Reconocimiento del ocio y tiempo libre educativo

Es un derecho (y conquista histórica) pero no se le da la importancia que tiene. Este último año que se ha visto reducido parece que se comienza a valorar. Aún queda, pero “nos han echado de menos” sigamos sensibilizando…

 

No percibo más novedades, pero a mi estos tres aspectos ya me dan alegría, empeño en seguir trabajando, motivación a mejorar y una excusa para escribir una entrada positiva, que falta hace.

He de decir estos tres aspectos los noto porque, entre otros quehaceres, he comenzado a trabajar con un grupo estupendo de 14 personas jóvenes en un Aprendizaje Servicio, y claro tener un grupo, motivado, en presencial, con tiempo; pues me pone por las nubes ;O)