Animación Sociocultural, sigue haciendo falta

Hace casi dos años, un mes después de que se declarara el Estado de Alarma por la pandemia del COVID, escribí la entrada «Animación Sociocultural, nos va hacer falta«

Ay… que días aquellos de confinamiento, en esa situación extraña que nos encontrábamos (y todavía estamos…), no se paraba de leer y decir que «las cosas van a cambiar», «la sociedad no volverá a ser la misma», qué vendrá una vez pase el Estado de Alarma… Yo nunca he creído que esto nos fuera a cambiar, siempre he pensado que la pandemia potenciaría lo que ya había: si hacías las cosas bien, las seguirías haciendo, si eras un asco de persona, pues… Pero eso es otra historia.

Sigo pensando lo que escribía aquel abril de 2020 «estamos en un momento histórico de cambio, con muchos factores, vamos a necesitar unirnos y facilitar la transformación social».

ascsiguehaciendofalta

Imagen de Masashi Wakui en Pixabay 

Cambiar con profundidad el modelo social para lograr la promoción de las personas y grupos (empoderamiento) es otro de los principales objetivos de la Animación Sociocultural.

No es mero activismo, sino que se orienta a la desaparición de las condiciones sociales que generan dichos problemas. Dicho cambio, de índole intencional, pretende que las personas y comunidades no se conformen con su realidad, sino que tomen conciencia de la misma y desarrollen su sentido crítico y creativo.

Conlleva el fomento de iniciativas, el compromiso activo del individuo como persona y colectivamente con los sectores más desfavorecidos de la comunidad y la promoción de la sociedad civil.

Un rasgo esencial de nuestra época reside en el cambio continuo y acelerado. Pero este cambio no puede quedarse en una mera adaptación (conformidad), sino que, con la ayuda de la ASC, debe orientarse hacia una transformación activa de la sociedad.

Para lograrlo es imprescindible:

  • Realizar un análisis crítico de la realidad para que se produzca un compromiso con acciones transformadoras del propio entorno orientadas a la promoción y participación social.
  • Otorgar el protagonismo a los grupos, colectivos y comunidades.
  • Centrar los programas y proyectos en torno a los ejes de Participación.
  • Promover la participación real de las personas en las acciones, en los procesos y en la dirección de estos, con lo que se conseguirán proyectos realmente transformadores.

En resumen, la Animación Sociocultural se concibe como una actuación crítica, libre y transformadora de la sociedad.

Vamos, Animación Sociocultural, sigue haciendo falta ;O)

La práctica de la Animación Sociocultural

Hoy lo que da la tónica cultura en nuestras sociedades, se deriva de la producción en masa de mensajes y símbolos que se elaboran desde un alto nivel y con medios incontrolables para la gente.

20211230_095313

Este hecho, por demás decisivo en la forma de configurar el modo de vivir, hemos querido ilustrarlo con el dibujo de Labus que tienes en la página anterior (bueno, en esta publicación)

Frente al consumismo cultural uniformizante y masificado,

  • que produce una cultura unidimensional y alienante;
  • que embota la conciencia apelando a los estímulos menos nobles de la estructura psicológica general;
  • que amodorra a los grupos sociales dominados, a quienes la sensación de vivir en una sociedad de masas les hace perder conciencia de vivir en una sociedad de clases.

La PRÁCTICA de la ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL es una forma de lucha contra la pasividad y la homogenización producida por las industrias culturales;

  • contra el conformismo que afirman y reafirman;
  • contra el poder trivializador de los medios que disponen algunas de las expresiones de las industrias culturales;
  • contra la psicología de la cursilería que crean y desarrollan…

Amiga/o, que has leído este libro, si eres un animador (o quieres serlo) debes saber que lo que puedes hacer desde la práctica de la animación, es una respuesta pequeña y parcial…

  • pequeña y parcial respuesta de quienes no se resignan a pensar que nada puede cambiar
  • pequeña y parcial respuesta de quienes creen que algo se puede transformar y se juegan para que así suceda…

Que tú y yo seamos capaces de ese compromiso.

Final del libro Metodología y práctica de la Animación Sociocultural de Ezequiel Ander-Egg.

Tendencias de la Animación Sociocultural

No voy a hablar de los modelitos que llevamos las personas que hacemos ASC, ni las dinámicas de moda de cara a 2022; si no de las ideas, orientaciones o corrientes que surgen en la animación y dentro de las cuales encaja nuestra acción. No son excluyentes unas de otras, de hecho, las veo complementarias. 

Supongo que cada persona habrá desarrollado su acción más en una que en otras, bien sea por el trabajo en el que se ha desarrollado, o por sus gustos personales.

 

t-shirt-gecf5442b0_640

Imagen de analogicus en Pixabay 

 

Para hablar de ello, he recogido información de unos apuntes donde Ander-Egg y Sánchez Sánchez, A., recogen la clasificación de Mary Salas en relación a las tendencias de la animación sociocultural, y estas son:

 

La animación como extensión cultural

Objetivo: hacer llegar la cultura al mayor número posible de personas, movilizándolas a ellas y a grupos con el deseo de ofrecerles el acceso, uso y disfrute, al patrimonio cultural, herencia común de un pueblo.

El papel del animador o animadora va dirigido a despertar la sensibilidad y el gusto por la cultura, partiendo de las realidades cercanas al la persona. La importancia de intentar que estas participen activamente en su propia cultura, y en el disfrute de la misma, recae en conocer y comprender el por qué y el cómo ha de realizarse cada acto y qué fin se persigue.

 

La animación como promoción social y económica asociada a desarrollo comunitario.

Objetivo: dinamizar a un grupo o a una comunidad, provocar la toma de conciencia de ciertas necesidades básicas, no sólo de conocimiento, sino también de habilidades y destrezas con una dimensión práctica y utilitaria.

Esta animación se dirige por tanto, a la promoción social y económica estimulando a la adquisición de instrumentos útiles para desenvolverse en la sociedad en la que viven.

 

La animación como potenciación de actividades de expresión creadora

Muchas veces se confunde la animación con este tipo de actividades (teatro, pintura, música, danza, cerámica, marionetas, etc.). Es una de las tendencias más desarrolladas y las capas juveniles están más sensibilizadas con ésta.

Estas actividades favorecen:

  • las relaciones entre las personas
  • la creación de lugares de encuentro
  • el conocimiento mutuo
  • la manifestación libre de expansión creadora

 

La animación para el cambio social

Objetivo: la mejora de la sociedad y, por tanto, de un cambio en profundidad del modelo social, en el que todos tengan unos cauces de participación, incidiendo más en el cambio de las relaciones humanas primarias (la familia, el barrio, la empresa, las asociaciones).

Esta forma de animación se mueve entre:

  • la reflexión crítica, el desarrollo de la actitud y espíritu crítico, a través del conocimiento de la realidad.
  • la acción transformadora, con soluciones concretas, que se ve retrasada por la atención que exige el desarrollo del espíritu crítico.

La animación por tanto, se identifica aquí como la actuación crítica, libre y transformadora de la sociedad.

 

La animación para el cambio político y estructural

Referido a un cambio más global y profundo. Sin olvidar la reflexión crítica, aquí se trata de producir el cambio eficaz de las estructuras, prevaleciendo el compromiso para la acción, es decir, lo inmediato da paso a la construcción de un futuro diferente.

 

 

Yo tengo una predilección por una de estas tendencias, aunque creo que en mi desarrollo profesional, he pasado por todas… ¿y tú? ¿Cuál es tu tendencia? ;O)