Oferta económica más ventajosa II

Hace algo más de cuatro años escribía la entrada «Oferta económica más ventajosa». En ella me quejaba (y sigo manteniendo la queja) y divagaba sobre lo poco que se respetaba a los y las profesionales (pensando en el ámbito social, pero realmente valdría para cualquiera…) debido al criterio, que da título a estas entradas, «Oferta económica más ventajosa» y suele aplicarse en la contratación pública.

Han pasado los años y mi situación ha cambiado, ahora la empresa es mía, y me toca presentar propuestas y presupuestos y ¿sabéis qué? sigo pensando lo mismo que cuando publiqué la otra entrada: «si pagas con cacahuetes, solo puedes aspirar a contratar monos»

 

cacahuetes

Imagen de Sandeep Handa en Pixabay 

 

En la página web de El Taller ASC, indicamos que la empresa nace con la VISIÓN de ser referentes en el ámbito de la Animación Sociocultural impulsando el desarrollo de proyectos y actividades que dignifiquen el sector tanto en lo que tiene que ver con el empleo, como en el desarrollo de la acción.

Supongo que por convicción, que la empresa «sea mía» es algo circunstancial (una herramienta más para hacer lo que llevo haciendo años). Es un proyecto de autoempleo, sigo siendo un currante que se busca la vida (luchando por le mes) con esa manía tan rara de comer y pagar facturas que, cuando puede, contrata a profesionales para sacar adelante las actividades y proyectos. Por eso me sigue rechinando ese criterio para seleccionar propuestas. Rechinando es muy fino, me jode realmente.

Y es que me jode porque asumir y aceptar ese criterio favorece a precarizar el empleo. Es imposible pagar bien (mínimo por convenio, que el de ASC y ocio educativo tampoco es para echar cohetes…) a las personas que contratas y llevarte algo por la gestión (aquí remarco que no concibo quedarme parte del sueldo de las personas empleadas. Quien lo curra lo tiene que cobrar y quien gestiona, debe llevarse una parte, pero no más que quien lo trabaja)

Como me jode, y no comulgo con ello, esto me ha llevado a no llevar muchos contratos públicos, ya que la bajada de precio es la opción más fácil para poder ganarlos. A algunos, de hecho, siendo el presupuesto máximo insuficiente para su desarrollo, ni he presentado propuesta.

Esto no lo cuento como pataleta, es una realidad, y un poco de queja. ¿Triste? Si, pero cada quien escoge como procede. Yo asumo que lo que El Taller pueda crecer no se va a hacer a costa de las personas que contrate o por ofrecer servicios a precios irrisorios. No quiero tener una empresa con con 1.000 personas personas con jornadas de «horas sueltas» para arañar unos euros para mi de cada una.

Como no me gusta la queja sin propuesta, o escribir una entrada solo para soltar la mala hostia, quiero terminarla con mi declaración de intenciones como propietario de una empresa de servicios:

  • Pagar a los y las profesionales que contrate y a mi mismo de la mejor manera posible, por lo que presento ofertas que cubran el sueldo acorde al desempeño que se realice.
  • Ya que hay que trabajar, que la gente esté(mos) cómoda y contenta.
  • No rebajar el precio para llevarme un proyecto.

Cabe mencionar, que desde agosto 2020 que arrancamos con El Taller, esta es la política que seguimos, así que doy fe de que se puede trabajar así ;O)

 

La lista de verbos, proyectos y objetivos

Cuando imparto formación sobre elaboración de proyectos, hay un punto que cuesta bastante: redactar los objetivos.

Los objetivos expresan los resultados esperados o los propósitos que se desean alcanzar con el proyecto.

Algunas indicaciones  para la correcta formulación de los objetivos:

  1. El objetivo debe formularse centrado en la persona o colectivo destinatario y no en quien lo ejecuta.. 
  2. El objetivo debe formularse en términos de resultado y no en términos de actividad.
  3. El objetivo debe constar de un verbo más un contenido. Y el verbo en ¡¡infinitivo!!
  4. El objetivo debe tener un significado claro por sí mismo, y no precisar de ninguna explicación
  5. El objetivo debe ser unitario, no se deben englobar en una misma formulación más de un objetivo. 
  6. El objetivo debe ser lo más operativo posible: es decir, medible y observable


objetivos

Imagen de Gustavo Ferreira Gustavo en Pixabay 



Con el punto 2 surge otra dificultad… ¿Qué verbo ponemos? No se trata de decir verbos al tun tun. Tiene que ver con el resultado que queremos conseguir. A veces para facilitar esto me han comentado «en no se qué curso, para hacer un proyecto / unidad didáctica, nos dieron una lista de verbos» Bien, esa lista de verbos, no suele ser una lista sin más, suele ser la Taxonomía de Bloom.

La taxonomía de Bloom fue diseñada por Benjamin Bloom en 1956. El objetivo de esta teoría es que después de realizar un proceso de aprendizaje, la persona adquiera nuevas habilidades y conocimientos. En esta jerarquía de los objetivos educativos que se pretenden alcanzar con el alumnado; este,  no puede alcanzar los objetivos superiores sin antes haber alcanzado los objetivos inferiores clasificados en la jerarquía. 

Los niveles de la taxonomía de Bloom son: conocer, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear.

 

Aquí os dejo una muestra de la taxonomía, que quizá os venga bien para vuestro próximo proyecto ;O)

 

Conocimiento
Recordar información

Comprensión
Interpretar información poniéndola en sus propias palabras

Aplicación
Usar el conocimiento o la generalización en una nueva situación

Organizar
Definir
Duplicar
Rotular
Enumerar
Parear
Memorizar
Nombrar
Ordenar
Reconocer
Relacionar
Recordar
Repetir
Reproducir

Clasificar
Describir 
Discutir
Explicar
Expresar
Identificar
Indicar
Ubicar
Reconocer
Reportar
Re-enunciar
Revisar
Seleccionar
Ordenar
Decir
Traducir

Aplicar
Escoger
Demostrar
Dramatizar
Emplear
Ilustrar
Interpretar
Operar
Preparar
Practicar
Programar
Esbozar
Solucionar
Utilizar

Análisis
Dividir el conocimiento en partes y mostrar relaciones entre ellas

Síntesis
Juntar o unir, partes o fragmentos de conocimiento para formar un todo y construir relaciones para situaciones nuevas.

Evaluación
Hacer juicios en base a criterios dados

Analizar
Valorar
Calcular
Categorizar
Comparar
Contrastar
Criticar
Diagramar
Diferenciar
Discriminar
Distinguir
Examinar
Experimentar
Inventariar
Cuestionar
Examinar

Organizar
Ensamblar
Recopilar
Componer
Construir
Crear
Diseñar
Formular
Administrar
Organizar
Planear 
Preparar
Proponer
Trazar
Sintetizar
redactar

Valorar
Argumentar
Evaluar
Atacar
Elegir
Comparar
Defender
Estimar
Evaluar
Juzgar
Predecir
Calificar
Otorgar puntaje
Seleccionar 
Apoyar
Valorar

 

 

Animador/a Sociocultural: Vida laboral compleja

El 7 de octubre es el Día del Trabajo Decente y coincide con el primer viernes de octubre Día de la Sonrisa… En mi caso ambos temas, siempre han ido de la mano. Ganarme decentemente la vida con una sonrisa (en ocasiones provocándolas)

Ya que la coincidencia de celebraciones en un mismo día me ha hecho gracia, voy a poner un el foco, en las cuestiones del empleo decente.

Por si alguien no me conoce… soy Animador Sociocultural.

De los típicos y tópicos sobre trabajar de animador o animadora sociocultural, contamos con grandes exitazos:

«¿Y de mayo qué quieres hacer?», «Todo el día jugando…» o «Animaqué…»

Bien, pues llega un nuevo tema: «Vida laboral compleja». Nos ha jodido, eso lo tenía yo bastante claro, pero ahora ya lo tengo constatado.

Desde el primer contrato que tuve (firmado por mi padre ya que era menor) he tenido muchos curros (todos temporales) hasta que hace un par de años arranqué con«El Taller»siendo esta experiencia de autoempleo mi cotización más larga… espero que mi vida laboral se quede en las 6 páginas que tiene.

Esta precariedad del ámbito ya la tenía clara, pero bueno, ya que estamos hablando de «trabajo decente», os pongo en antecedentes. Hace unos días tuve que solicitar la vida laboral para acreditar mi experiencia. Al acceder al servicio online, vi un enlace de «simulador de jubilación«, así que, como buen currante, pinché para deleitarme con la cantidad de días que me quedaban por tachar en el calendario para retirarme profesionalmente (que me gusta mi trabajo si, pero esa ilusión de tener cierta estabilidad económica después de madrugar y currar toda la vida… no es comparable) y el resultado es…

Vida laboral

¿Por qué ocurre esto? Pues en esas 6 hojas de vida laboral que tengo, hay contratos de hasta media hora, 35 contratos en una misma empresa, pluriempleo… así que aunque he tenido la suerte de no saber que es «sellar el paro» y he trabajado decentemente, no creo que muchos de mis empleos lo fueran.

No creo que sea un día de celebrar, si no de reivindicar conseguir esa decencia en el empleo.

Y lo del día de la sonrisa, pues pese a ese panorama laboral, sigo riendo, que menos ;O)

IMG_0900