Buscar

El caso Pablo

"La gente de esas ciudades, están dormidos. Todo el día en el trabajo, en casa, sonámbulos. Nosotros les despertamos"

Etiqueta

Risoterapia

Taller de Risoterapia en EVADES 2017

Como os había contado, este año, de nuevo, colaboro con EVADES Escuela de Verano de Siero, con la impartición de dos acciones formativas.

El martes por la tarde fue la primera de ellas, un taller de Risoterapia. Fueron 4 horas intensas de autoconocimiento, emociones, tiempo compartido y por supuesto risas.

Y como ha sido una de esas formaciones en las que de disfrutado tanto o más que el grupo, os la comparto pasito a pasito (des – pa – ci -to…. ¡puta radio!)

Para empezar, un par de dinámicas de desbloqueo y presentaciones:

 

Seguimos con algunos ejercicios de conocimiento, creatividad y autoestima:

 

Y hasta tuvimos dos invitadas sorpresa jajaja:

20170718_181316.jpg

 

Pasamos a la parte de risas:

 

En resumen, una gran tarde :O)

20170718_204110_001.jpg

 

Regalando felicidad

Regalando felicidad  es una dinámica para hacer con cualquier tipo de grupo que lleve un tiempo  juntos y que ayuda a fortalecer el sentimiento de pertenencia experimentando la retroalimentación positiva.

 

IMG_20170714_120346_processed
¿Y lo felices que nos hacía columpiarnos?  Bueno, yo todavía lo hago :O)

 

 

OBJETIVOS

  • Procurar un clima de confianza, autoestima y refuerzo positivo dentro de un grupo pequeño.
  • Experimentar el dar y el recibir retroalimentación positiva de una forma no amenazante.

TAMAÑO DEL GRUPO

De 6 a 10 participantes que hayan estado juntos en un grupo.

TIEMPO REQUERIDO

Aproximadamente cinco minutos por participante y unos treinta minutos para desarrollar el ejercicio.

MATERIAL

Lápices y papel.

LUGAR

Mesas o escritorios (Si no hay disponibles, usar tablas u otra superficie sólida). Los participantes deben estar localizados alrededor del cuarto de modo que tengan un poco de privacidad mientras escriben.

 

DESARROLLO

Distribuimos lápices y papel. Cada participante recibe papel suficiente para escribir un mensaje a cada uno de los otros miembros del grupo.

Explicamos al grupo que  muchas veces la felicidad está en las pequeñas cosas (detalles). Sin embargo, es común que nos preocupemos de no poder hacer cosas grandes por los y las  demás y olvidamos las pequeñas cosas que están llenas de significado. En la dinámica que haremos estaremos dando un pequeño regalo de felicidad a cada uno de los demás.

Invitamos a cada participante a escribir un mensaje a cada una de las demás personas del grupo. Los mensajes deben lograr hacer que la persona se sienta bien al recibirlo.

Recomendaos varios modos de dar retroalimentación positiva de modo que todos puedan encontrar medios de expresión aun para aquellos que no se conocen bien o no se sienten cercanos.

Algunos ejemplos:

Ser concretos. “Me gusta como sonríes a los que van llegando” y no “Me gusta tu actitud”.

Escribir un mensaje especial para cada persona y no algo que pueda aplicarse a varios.

Incluir a todxs los participantes, aun cuando no los conozca bien. Escoja aquello a lo que la persona responda positivamente.

Tratar de decirle a cada uno lo que es verdaderamente importante o lo notable de su comportamiento dentro del grupo, porqué le gustaría conocerlos mejor o porqué está contento de estar con él en el grupo.

Hacer su mensaje personal: Usa el nombre de la otra persona, tutéalo y utiliza términos como “Me gusta” o “Siento”.

Dile a cada persona qué es lo que de él o ella, le hace un poco más feliz.

Se anima a los y las participantes a que firmen sus mensajes, pero tienen la opción de no hacerlo (luego podríamos jugar a quién creo que me dijo esto a mi…)

Después de terminar todos los mensajes, pedimos que se doblen y se escriba el nombre de la persona destinataria en la parte exterior, y se los hacemos llegar.

 

EVALUACIÓN

Cuando se han entregado y leído todos los mensajes, incluso si alguien quiere compartirlo con el grupo, se pide a los y las participantes digan cuáles los animaron más, aclaren cualquier duda que tengan sobre algún mensaje y que describan los sentimientos que tuvieron durante el ejercicio.

 

Es un ejercicio fácil y que aporta mucho a los grupos, además si por el mismo precio, puedes hacer un poco feliz a otra persona, ¡Vaya chollo! ¿no?

La risa como actitud

Niños y niñas aprenden a través del ejemplo, por lo tanto, es la familia quien les entrega las primeras enseñanzas de vida. Por eso es importante fortalecer la expresión de la sonrisa como manifestación de optimismo y señal de que se disfruta de las cosas cotidianas, de los propios logros, y también como una manera de enfrentar con esperanza las derrotas.

Esa actitud pasa por entregarles mensajes coherentes y una forma de vida que les permita valerse de cosas simples para enfrentar grandes dificultades. Si un infate goza con pequeñas cosas como la luz y los colores de un atardecer, el canto de un pájaro, las gotas de rocío o un arco iris, probablemente durante su adolescencia o madurez encontrará en esos mismos estímulos la protección contra posibles depresiones, o los verá como útiles recursos para superar sus frustraciones.

1920102_10204940759975356_566205567859020128_n

También es importante transmitir que la risa ha de practicarse con una actitud de respeto y generosidad, no como una forma de burla de las debilidades ajenas. Resulta muy fácil caer en la tentación de reírnos de los tropiezos ajenos, ya que hemos recibido un buen aprendizaje en la mayoría de películas cómicas donde alguien muy torpe, despistado o desgraciado se convierte en el hazmerreír de todo el mundo.

Pero la risa sana y beneficiosa es la que sale del corazón alegre, de la mente positiva, desde la emoción de la alegría, desde la confianza, desde el amor, desde la ternura por uno mismo y por los demás.

Todo aquello que nos hace reír muestra una buena parte de nuestra personalidad y de cómo reaccionamos frente al entorno a través de nuestras creencias.

La actitud no es más que una forma de pensar y de reaccionar. Los pensamientos, al igual que nuestras creencias, son creados por nosotros mismos, lo que significa que podemos decidir en un momento dado si éstos son positivos o negativos. Dominar los pensamientos nos permitirá escoger nuestra actitud frente a la vida. Pero para conseguirlo hay que estar atento y receptivo hacia lo que uno piensa, tener en cuenta que el primer pensamiento no es siempre el que corresponde con nuestros sentimientos, sino una respuesta automática a creencias pasadas que nos han inculcado, con las que probablemente ya no estamos de acuerdo.

Para tener una actitud positiva que nos permita reír es necesario romper con los pensamientos que nos limitan y abrir nuestra mente para dejar entrar cada día aire nuevo.

 

Extracto del libro “ El taller de la risa. Guía practica para realizar un taller de Risoterapia” de Enric Castellvi

Blog de WordPress.com.

Subir ↑