Las fotos y reflexión originalmente era para publicar directamente en redes sociales (dónde la he colgado ya hace rato), pero me apetece que también quede reflejada por aquí.

 

Creo que este confinamiento está actuando de comodín (una carta que en si misma no vale nada, pero según la emparejas gana valor) con las emociones.

Peña motivadísima, otra desquiciada, gente que se odia por defecto, ensalzamiento del amor, reivindicación de la amistad, tristeza para exportar, alegría de estar bien, cabreo  sin sentido… así hasta el infinito. Y todas son válidas, por separado o en conjunto. Podemos sentirlas todas y no explotar tranquis.

Otra cosa no, pero tenemos tiempo para pasar por todo el espectro emocional y al final del día vernos una peli, domir o leer un libro.

 

De narices y emociones

 

Aquí mi jeto y napia – homenaje a todo lo que puede estar pasándonos. Venga que es viernes.

Nota 1: Todas las fotos se han hecho en estado de sobriedad ;O)