Sesión de evaluación intermedia

Hace más de una semana me encontraba en la mitad del proceso con el grupo de formación con el que estoy trabajando, un momento idóneo para hacer una evaluación.

La evaluación no es algo diferente o diferenciado de la intervención, sino que es una parte esencial de la acción, ya que permite dar continuidad y sentido al proceso práctico. La evaluación es un proceso dinámico y continuo y forma parte de un proceso de planificación, comparando los datos obtenidos con los resultados previstos.

Aquí os dejo la que yo me he planteado, y los materiales personalizados al estilo “EL Taller”; por si os puede servir ;O)

 

Sesión de evaluación intermedia

Qué objetivos me planteo

  • Recopilar información sobre el proceso que llevamos (qué hemos hecho, sentido y vivido)
  • Analizar los resultados obtenidos
  • Reformular metodología (si es preciso en base a los resultados que se obtengan)
  • Reflexionar sobre el compromiso y la participación de persona y grupo para con la formación

 

Duración

4 horas, efectivas tres horas y media (20 minutos de descanso y 10 minutos de “robatiempos”)

 

Metodología

Los principios que marcarán la metodología de trabajo a seguir serán:

  • Fomento de la reflexión y la actitud crítica.
  • Trabajo a dos niveles: primero el personal (autoevaluación) y luego el grupal (evaluación 360º)
  • Espacio seguro: Estamos aquí para evaluar(nos) siempre desde el respeto.
  • Análisis – reflexión – acción.

 

Técnicas para utilizar:

  • DAFO
  • CAME
  • Medidor de energías grupales
  • Critico – Valoro – Propongo
  • Palabra resumen

 

Desarrollo de la sesión

Despertador – Activador (10 min) No puedo deciros cuál se realizó ya que hemos elaborado un “calendario de despertadores” y cada día una persona del grupo realiza un juego o dinámica que nos active para la sesión. Y uno que ya tiene una edad, como no me tocó a mi, no recuerdo cual hicimos.

 

Explicación de los objetivos de la jornada y metodología de trabajo (15 min)

 

DAFO (60 min)

Primero les pedí que reflexionaran a nivel personal, como monitores y monitoras de cara al futuro, y después que se plantearan el DAFO a nivel grupal. Me parece muy importante que el grupo comparta la visión que tienen y se ubiquen en qué situación están.

 

DAFO El Taller ASC

 

CAME (60 min)

En esta ocasión pasamos directamente a la parte grupal, y utilizarlo con lo obtenido del análisis anterior.

El DAFO está muy bien, pero creo que la clave es utilizar esa información “para algo” por eso suelo pedirles que por cada aspecto del DAFO, aporten tres propuestas en el CAME.

 

CAME El Taller ASC

 

Medidor de energías grupales (20 min)

Valoro mucho saber cómo se siente el grupo y cómo andan de energía. Por eso les he pasado este “medidor de energías” con los aspectos a tener en cuenta para que cada persona coloreara cada uno de ellos y tener un resultado visual de las mismas. (Cada aspecto a evaluar puede traducirse en dar una puntuación de 1 a 5)

 

Medidor de energías grupales EL Taller ASC

 

Valoro – Critico – Propongo (10 min)

Por si ha quedado algo que decir o cada persona a nivel individual quiere expresar críticas, valoraciones en positivo o simplemente hacer propuestas, les he pasado esta hoja de recogida.

 

Valoro - Critico - Propongo El Taller ASC

 

Palabra resumen (5 min)

Y para rizar el rizo, la evaluación de la evaluación. Algo rápido y sencillo.

Pido a los y las participantes que resuman en una palabra qué les ha parecido la sesión realizada.

 

 

¿El resultado? Obviamente se queda para el grupo, la entidad que lo lleva y para mi, pero si puedo decir que el grupo va “viento en popa”, y sobre todo que la evaluación intermedia ha sido valorada muy positivamente.

Animando grupos

Cada vez reafirmo más, que lleve a cabo la función que sea como profesional, animar o ser animador es lo que me define. Esta entrada nace impartir varias sesiones seguidas de formación presencial después de este último año pandémico.

Después de un par de fines de semana trabajando con un grupo en formación como monitores/as de tiempo libre, de compartir espacio, de ser evaluado por el grupo, me ha dado por pensar, qué más allá de la formación o intervención que haga (el qué) siempre pongo más energía y pasión a la metodología (el cómo). El resultado: escribirlo.

Como animadores/as muchas veces nos tocará “animar” grupos. En un formación, en una intervención, en sesiones, talleres, colonias…

Pero… ¿Qué es “animar” un grupo?

Para mi es acompañar y vivir el grupo. Y creo que esto debe darse SIEMPRE, independientemente del objetivo que tengamos dentro de ese conjunto de personas y la naturaleza de la actividad. Desde la animación sociocultural, la educación en el tiempo libre, “lo social”, en mi opinión es el “cómo” trabajamos con los grupos lo que marca la diferencia.

Debemos conocer la dinámica de grupos, ser capaces de vivir en grupos, de entender sobre grupos, de hacer grupo y ayudar a otros a integrarse, crecer y trabajar en grupo. Tenemos que saber observar, diagnosticar e intervenir en toda clase de grupos, sobre todo en grupos de carácter educativo.

Buscamos todas las oportunidades y recursos para hacer un grupo humano maduro, que cohesiona, promociona y educa en todos los ámbitos, tareas y niveles. Hemos de ser una persona observadora y crítica, de equipo, creativa, solidaria con el grupo y la sociedad, capaz de relaciones de calidad, con experiencia en grupos y preparación técnica.


20210214_133707


Para que podamos repensarnos cómo animamos grupos, os dejo las dos claves que debemos tener en cuenta: Nuestras actitudes y funciones para con los grupos.

Actitudes

Ya que la actitud es algo que siempre remarcamos en las intervenciones, viene bien recordar cuáles deben ser las nuestras:

  • Observar mucho pero no aparentarlo, para no crear desconfianza.
  • Vivir una actitud sistemática de escucha, a todo y a todas las personas.
  • Situarse en el lugar de la otra persona para entender mejor, ayudar mejor
  • No perder nunca la calma, oiga lo que oiga, pase lo que pase.
  • Por sistema, hacer tema de diálogo todo lo que en el grupo pasa, todo lo que el grupo vive.
  • Respetar, valorar a cada quien por lo que es y como es. Y que se note.
  • Estar pendiente de las necesidades, inquietudes y problemas de cada persona del grupo.
  • Ser objetivo y realista, pero no distante.
  • Poner toda la sinceridad que el grupo soporte en las intervenciones.
  • Estar en actitud de aprender también en el grupo y del grupo.
  • Estimular siempre, nunca hundir.
  • Procurar no hacer o descubrir algo que puede hacer el grupo.
  • Resistirse a dar respuestas. Hacer más bien preguntas inteligentes.
  • Considerar siempre a la persona como el centro, más importante que normas, temas, métodos…
  • Mostrarse como persona normal, cercana, sometido a unas circunstancias, no aparecer sólo en el papel Animador/a.

Funciones

Como mencionaba arriba “animar” es el complemento a todo aquello que trabajemos con los grupos. Por ello creo que nuestras funciones además de las propias de la actividad, deben girar en estos cuatro ejes:

  • Comunicación:
    • Crear un ambiente de confianza que posibilite la comunicación abierta y distendida.
    • Fomentar el diálogo como vehículo de conocimiento y colaboración.
    • Estar pendiente a la vida de cada persona dentro del grupo.
  • Corresponsabilidad:
    • Actuar como una más del grupo: comunicar, seguir normas…
    • No considerar al grupo como propiedad privada.
    • Procurar que toda persona intervenga lo más y mejor posible.
    • Enseñar en la práctica que cuanto menos te necesite el grupo, mejor.
  • Motivación:
    • Cuidar mucho el clima general del grupo.
    • Lograr unos objetivos, contenidos y métodos coherentes entre sí, constituidos desde la realidad y posibilidades del grupo.
    • Proponer metas concretas que estimulen a conseguir otras nuevas.
    • Ofrecer claves de interpretación, caminos de búsqueda… para que el grupo vaya descubriendo por sí mismo.
    • Considerar las iniciativas de cada persona del grupo.
  • Acercamiento a la realidad:
    • Ofrecer claves de análisis e interpretación de lo que sucede.
    • Enfrentar al grupo a su propia realidad.
    • Ayudar a relacionar la vida del grupo con la vida de la sociedad.
    • Favorecer la apertura, la actitud crítica, solidaria y transformadora desde dentro del grupo y, a través de él, en la sociedad.

No des la chapa

En mi particular cruzada con el mundo, en la que pienso que invertir educación es la base para cambiarlo a largo plazo y mejorar la comunicación ayudaría a prevenir muchos problemas a corto plazo… Os traigo una sugerencia.

Si has trabajado con personas, en algún momento puede que te hayan dicho “no me des la chapa” (o similar palabra utilizada en tu zona “murga” “charleta” “vara”…) puede también que hayas dado una charla o hecho una presentación, y en vez de decírtelo, lo hayan pensado. 

Soy un firme defensor de una charla puede hacerse amena y dinámica. Es mi primer pensamiento cuando tengo que preparar alguna. Cómo contar “esto” sin que sea pesado…

 

bottle-caps-647830_640

 

En este tiempo que llevamos de comunicados, informes, videoconferencias, declaraciones y demás que muchas veces he pensado tanto “No des la chapa” que me apetecía proponer alguna alternativa.

Os voy a contar lo que me funciona a mi:

Haz partícipe a la otra parte. Las personas comprendemos mejor aquello en lo que participamos y le prestamos más atención.

Piensa en las palabras claves o ideas fuerza. Qué quieres contar, y cuánto necesitas decir para eso. El resto es paja.

Ten en cuenta dónde estás. El grupo, la historia, el lugar, el contexto importan.

Utiliza nombres propios. Da cercanía y además siempre lo digo. Es más educado que un “eh tú”

Da ejemplos. Fotos o vídeos (no presentaciones laaaaaaaaargas para leer), cuenta anécdotas que tengas sobre lo que estás contando, usa símiles, metáforas…

Humor. Con respeto y si te sale natural una broma ayuda mucho.

Usa tus palabras. Habrá momentos que se debe utilizar tecnicismos, pero las personas no hablamos en modo “ensayo” o “artículo científico”

 

Por supuesto esto solo tiene el rigor de que a mi me ha funcionado. Tú prueba lo que se adapte a ti, pero…

NO DES LA CHAPA ;O)