Buscar

El caso Pablo

"La gente de esas ciudades, están dormidos. Todo el día en el trabajo, en casa, sonámbulos. Nosotros les despertamos"

Etiqueta

Educación y Formación

Tengo un/a participante que…

… hace esto o aquello, o cada vez que hacemos una dinámica dice/hace… 

 

Seguro que en algún momento, si trabajas con grupos, has mentado esa frase en alguna conversación con otra persona del mundillo. Y es que quienes trabajamos en “lo social” cuando hablamos de nuestro trabajo, hacemos muchas veces la “terapia” de contarnos anécdotas.

Cada persona es un mundo y cada grupo un universo. Y de la que trabajamos en esos mundos o universos, seguro que nos ha tocado algún perfil “exigente” con en el que tenemos que esforzarnos más.

 

20200117_104120
Mundos y universos…

 

Aquí os dejo siete perfiles que solemos encontrarnos en los grupos, con algunas indicaciones que creo nos pueden servir para cuando volvamos a decir…

 

Tengo un/a participante que…

 

… que no habla

Este perfil de participante es el que menos llama la atención entre los y las “exigentes”. Generalmente permanece en segundo plano, participa poco, frecuentemente es olvidado por el grupo y a veces también por quien dinamiza.

Como el problema de la timidez en parte la inhibición para comunicarse, para otras personas es difícil reconocer sus dificultades y potencialidades. Por ello quienes dinamizamos debemos estimularle e incluirle al trabajo directa pero cuidadosamente; a través de una conversación personal podrá descubrir algunos de sus puntos fuertes.

 

… que no calla

No tiene problemas para ser expresarse; su problema de comunicación es que no logra escuchar y tampoco le interesa mucho lo que el resto dice. Como esta persona no presta atención al tema que se trata, tiene la tendencia a cambiar los temas frecuentemente con el fin de obtener reconocimiento del grupo. En este caso, el grupo que no logre controlarlo, deberá contar con la ayuda de quien dinamiza.

No deberemos interrumpir bruscamente a el/la “que no calla”, pero podremos limitarlo haciendo un resumen de lo que éste ha expuesto para mostrarle que ha sido escuchado y entendido. Al mismo tiempo, deberemos recordar las reglas de la comunicación, como por ejemplo: limitación del tiempo para cada aporte, una lista para ordenar la discusión o la propuesta de visualizar los aportes.

 

… que lo sabe todo

Este participante es también una especie de “que no calla”, pero tiene además el deseo de manipular al grupo en cierta dirección y comprobar su propia opinión como la única válida. Intenta sabotear cualquier discusión incipiente a través de la oferta de una solución “perfecta” que defiende con vehemencia, usando a menudo un lenguaje complicado.

Ante el “que lo sabe todo” el resto del grupo se siente intimidado e ignorado reaccionando agresivamente o bien retrayéndose. Quien dinamiza tendrá que darle confirmación, pero sobre todo dejar claro que existen reglas.

Lo más importante es hacerle saber que se ha entendido su argumentación pero que también existen otros puntos de vista relevantes. No deberemos aceptar decisiones precipitadas antes de que haya sido discutido un mayor número de argumentos.

 

… que salta por todo

Se caracteriza por discutir con respecto al contenido del trabajo y por criticar los argumentos, métodos y personas.

Existen dos tipos:

  • “Hipersensible” que le gusta atacar a los otros pero no soporta ninguna crítica.
  • “Insensible” que se irrita rápidamente, pero en poco tiempo se olvida de todo y no le importa la reacción de los otros.

Es importante no dejarse provocar, ni entrar en una discusión conflictiva. Frente a las agresiones deberemos mantener la  calma. Es importante por ejemplo, admitir deficiencias, mostrar interés y apertura, pero también hay que defender al resto de participantes y recordar al “que salta por todo” que existen reglas de comunicación.

 

… que solo sabe quejarse

Tiene un talento para encontrar los lados sombríos de cualquier asunto. Intenta comprobar que algo no sirve o no funciona antes de que haya sido probado. La combinación del perfil “que solo sabe quejarse” con el “que lo sabe todo” da como resultado un perfil “sarcástico”, que se muestra arrogante y superior al resto.

Su ironía y la tendencia a ridiculizar todo provocan el rechazo del resto.  Tenemos que recibir y confirmar el aporte negativo, considerar la crítica pero evitar que ésta sea demasiado general. En este caso, debemos solicitar que se concretice y pedir propuestas positivas.

 

… que está muy motivado/a

Es el tipo de participante que muchas veces quisiéramos tener. Trabaja con dedicación sin exponerse demasiado y está abierto a cosas nuevas. Por otra parte, el resto de  participantes con una actitud menos positiva pueden etiquetarlo como “servil” o “pelota” si lo destacamos demasiado.

Debemos evitar que este participante adquiera un rol especial en el grupo, para no provocar a los demás, pero podrá asignarle ciertas funciones, como por ejemplo: integrarlo para la solución de conflictos grupales.

 

… que va de gracioso/a

Este tipo de participante busca cómo llamar la atención, no a través de sus contribuciones al tema, sino por medio de juegos, chistes y payasadas. Sin embargo, esto puede tener un efecto positivo, por ejemplo, en las pausas o en las celebraciones en donde puede contribuir a crear un clima alegre.

A veces durante el trabajo, una observación graciosa y acertada puede aliviar una situación tensa. La situación se vuelve problemática cuando los chistes contienen agresiones contra el trabajo, el tema, otras persona participantes, etc.

Debemos reconocer los aspectos positivos que este participante puede tener en el grupo en la medida adecuada para orientar al grupo hacia el trabajo.

 

Y podríamos relatar muchos más, seguro, casi tantos como personas. Sigamos aprendiendo ;O)

Animanómada y cambio… adiós 2019

Como el año pasado por estar fechas, publico mi balance profesional de 2019. y si lo tengo que resumir en una palabra es… animanómada (lo que siempre he sido, soy y seré)

 

Comencé el año continuando como Animador Sociocultural del Programa de Acogida e Integración a Personas Solicitantes y Beneficiarias de Protección Internacional de Cruz Roja Asturiasy aunque es uno de los trabajos con los que más he disfrutado, de cara al verano opté por dejarlo y buscar nuevos frentes…

 

Así que me he pasado el período estival como monitor / coordinador en las Colonias de Infancia VeraGIM de Mar De Niebla. Dos meses fantásticos currando en un proyecto puro de educación en el tiempo libre.

 

Como siempre, animanómada ya os dije, antes de dejar mi empleo, durante y después he tenido varias colaboraciones:

 

La comunicación está claro que forma parte de mi vida profesional, y este 2019 ha habido mucha, colaborando con Habla Gijón en:

 

 

Siempre hay tiempo para echar una mano de forma voluntaria, y este año he colaborado en “casa” osea en Mar De Niebla, con las siguientes acciones:

 

 

  • Charla Habilidades de comunicación para participantes del Programa de Acompañamiento al Empleo.
  • Sesión risoterapia para el Joven Ocúpate.
  • Sesión de Tuppergame.

 

También he seguido colaborando con la Bolsa de Formación (BdF) del Consejo de la Juventud de España y la gente estupenda que la conforma.

 

  • Curso de oratoria y portavocía para AFS Intercultura.
  • Seminario de Gestión de la Participación en el ámbito socioeducativo en los Encuentros Internacionales de la Juventud de Cabueñes.
  • Facilitación de los Grupos de Trabajo.

 

 

¿Y para el año que viene? Pues estoy arrancando un nuevo proyecto, del que creo que tiene tanta importancia, que bien merece un entrada solo para él ;O)

 

En la parte personal ha habido muchos viajes, fiestas, remembers y risas, todas dignas de recuerdo y de privacidad…

 

IMG_20190609_181851

 

 

¡ ¡ ¡ FELIZ 2020 ! ! !

Nuestra energía es nuestra fuerza

Otro 2 de octubre, Día Internacional de la Educación Social, y como en años anteriores participo en su celebración en el Carnaval de blogs organizado por el Colegio de Educadoras y Educadores Sociales de Cataluña.

El tema de este año es: “Nuestra energía es nuestra fuerza”.

Nos piden contar qué hacemos para cargar las pilas, si hay en esta profesión autocuidado…

 Así que voy a centrarme en el tema de dónde me viene la energía.

Trabajar con, para, desde, por (el resto de preposiciones) las personas desgasta, y mucho. Escuchas todo tipo de situaciones, hablas sobre situaciones en toda la escala de complejidad, y claro eres persona.

En lo que he va de año he trabajado con personas solicitantes de asilo, infancia y colectivos de riesgo por desempleo, discapacidad, violencia de género… Me siento agradecido por tener una amplia visión del mundo por las personas con las que he trabajado, pero también me hace pensar en ocasiones “que mierda de mundo”

 

Carnaval_DiaES2019 (1)

 

¿Cómo recargar las pilas cuando me agoto?

Aquí va mi receta particular…

  • 20 minutos de silencio al llegar a casa. Me paso el día escuchando y hablando, así que necesito estar callado (si, aunque parezca raro con todo lo que hablo). Dependiendo de la hora puedo maridarlo con un café o una birra.

 

  • Respetar los tiempos. De trabajo y de descanso. Por trabajar de más no somos mejores, y así evitamos quemarnos. Los correos y mensajes del curro se contestan cuando estamos en tiempo de curro, el resto, vivamos.

 

  • Dedicar tiempo a tus aficiones. Emplear tiempo en otras cosas por puro placer, ayuda a que luego te centres en tu trabajo. No puedes estar permanentemente “conectado” a tu curro. Yo leo muchas cosas sobre animación, educación, metodologías… pero también me gusta irme al cine a ver un peli por el simple hecho de verla. Ir a cenar por probar un sitio nuevo, quedar con mi familia para ver a mis sobrinas. Frivolidades, ayudan en su justa medidas.

 

  • Compartir las situaciones vividas. Hablar sana, y LOPD mediante, hablar de lo que has visto o vivido en tu trabajo con tus colegas, ayuda un mundo. Te dan una visión diferente, y además te escuchan porque quieren ;O)

 

  • Relativizar. Nuestro trabajo es importante, pero nos somos imprescindibles. Teneos que trabajar “por la causa” (depende de nuestro curro) pero no hacer de la causa nuestra vida.

 

  • Por último, pero no menos importante, amistad y familia. Disfruto de mi trabajo, y me permite vivir cosas fantásticas, pero es un trabajo. En mi lista de prioridades amistad y familia van de las primeras. No quiero dejar de vivir nada con mi gente por el trabajo.

 

Puede que sea una entrada por el día de la educación social, pero creo que va a ser también una oda a mi familia y amigos. Ya que aunque los de dejado para el final (lo mejor para cerrar…) casi todas las cosas que me cargan las pilas, tienen que ver con la gente con la que comparto mis días.

 

Para trabajar bien, tenemos que estar bien. ¡Feliz día de la Educación Social!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑