Cómo es la actitud personal en el grupo 

Esta dinámica se puede realizar después de una reunión, después de una actividad concreta que el grupo haya realizado, o después de un determinado tiempo de trabajo, cuando se quiere hacer una evaluación.

feedback-3239758_640

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay 

Objetivo

  • Evaluar las actitudes y comportamientos de un grupo, ya sea en las reuniones como en las actividades concretas que el grupo se propone realizar.

Desarrollo

Se da a cada integrante la siguiente hoja de evaluación, y que valora de cada aspecto del 1 al 5.

Cada integrante completa su hoja de evaluación, marcando la intensidad con la que cree ha estado participando en el grupo y en las actividades que éste se propone evaluar.

Después del tiempo establecido, cada persona presenta al grupo lo que considera fue su forma de participación y actitud con el grupo, las demás personas valoran lo que se va presentando.

HOJA DE EVALUACIÓN

(Escala de 1 a 5: Nunca, muy poco, a veces, a menudo, mucho)

Interés por la tarea encomendada.

Muestra apatía y poca responsabilidad frente al trabajo del grupo.

Toma iniciativa

Aporta ideas nuevas al grupo

Tiene una actitud de cooperación eficaz.

Individualista, actitud competitiva.

Constancia y permanencia en la vida del grupo.

Nunca está a tiempo para las sesiones, aparece y desaparece.

Hace trabajar al grupo.

Obstaculiza el trabajo en común.

Integrado al grupo.

No logra integrarse al grupo.

Invita y es sensible a la participación de otros.

Se da poca cuenta de lo que otros miembros del grupo sienten.

Sabe escuchar.

Interrumpe, le cuesta aceptar opiniones ajenas.

Es un factor de cohesión en el grupo.

Crea dificultades y conflictos.

Es como la conciencia crítica del grupo. Hace avanzar al grupo como tal.

Es pasivo frente a lo que vive el grupo.

Busca soluciones cuando el grupo enfrenta conflictos y/o problemas.

No aporta en los momentos difíciles.

Propone ideas nuevas y estimula al grupo

Agradable y ayuda al clima en el grupo.

Interrumpe a los otros cuando hablan.

Piden informaciones, clarificaciones.

Escucha con atención a los otros.

Hace comentarios sobre la marcha del grupo.

Defiende sus ideas, sus opiniones personales.

Anima la participación de los otros.

Acepta hacer compromisos.

Verbaliza sus sentimientos, expresa sus reacciones personales.

Resume y relaciona las intervenciones.

Restablece la calma en períodos de confusión o desorden.

Por su intervención o actitudes suscita conflictos.

Hace proposiciones de conciliación.

Como variante, yo suelo poner los diferentes aspectos por las paredes y reparto gomets o rotuladores de colores al grupo para que indiquen sobre ellas cómo se han comportado y que luego lo maticen en evaluación conjunta.

Intervención…

“Intervención” es un concepto muy abierto y, en la mayoría de ocasiones, muy difuso. Lowy (1983) lo define como una acción profesional (cualificada) sobre un sistema social, derivada de un diagnóstico social y a través de medios adecuados y destinada al cambio.

intervencion

Imagen de Bob Dmyt en Pixabay 

Pérez Serrano y Martín González (1987) señalan que el objetivo de la intervención socioeducativa no es otro que el de favorecer que las personas se descubran, y participen en la vida del grupo y de la sociedad intentando la mejora de la calidad de vida; es decir, consistiría en suscitar grupos funcionales de la ciudadanía capaces de ser agentes activos y responsables de su propio progreso, usando para ello todos los medios.

La intervención constituye un sistema organizado de acciones para lograr cambios de tipo social y estructural, a través de la distribución de los recursos (humanos, tecnológicos, económicos, materiales, etc.), distribuidos en una organización o comunidad de acuerdo con diferentes reglas formales e informales. El aspecto sustancial de la intervención no es otro que la intención de cambio; es decir, el propósito de modificar una situación individual, grupal o comunitaria o externa.

Este cambio según Watzlawick (1986) puede ser de dos tipos:

  1. De primer orden aquel que altera un elemento del sistema (individuo) o su situación dentro de él, pero sin alterar el sistema en su conjunto.
  2. De segundo orden, que alteran la relación entre los elementos de un sistema.

Es necesario desarrollar un conjunto de intervenciones válidas en las que se produzcan, a la vez, los dos tipos de cambios (individuales y estructurales). Para crear situaciones, circunstancias y sistemas sanos en las que los sujetos sean capaces de desarrollarse, es necesario operar sobre:

  • Personas, que tienen una necesidad, abordándola en su globalidad y complejidad.
  • Situaciones, haciendo referencia a la interacción y las dinámicas relacionadas que se generan entre las personas.

No se debe olvidar que toda intervención persigue un cambio que debería realizarse simultáneamente tanto sobre la persona, grupo, comunidad, institución (primer orden), como sobre las relaciones entre éstos (segundo orden).

Una de las condiciones para realizar “el cambio” debería ser operar sobre la situación, y desde ella.

Cualquier intervención psicológica, social, educativa… que se precie, debe basarse en una teoría que la fundamente con todo rigor, en unos métodos y unas técnicas que le permitan ser eficiente a la hora de ofrecer respuesta.

El Semáforo (dinámica)

Hoy os dejo esta sencilla dinámica de evaluación. Muy útil, fácil de utilizar, y que puede servir para grupos de 0 a 100 años.

El Semáforo

Imagen de Thomas B. en Pixabay 

Si notáis algo raro en el formato de la entrada… disculpad. WordPress ha cambiado el editor y todavía me estoy peleando con él (aunque desde ya os digo que me parece horrible y extraño de manejar)

Objetivos:

  • Ver la situación anímica del grupo.
  • Evaluar la situación del grupo en un momento determinado   

Participantes: Esta actividad se puede realizar con todo tipo de grupos.

Recursos: Cartulinas, cartas o globos (con los colores de un semáforo: verde, ámbar o rojo)

Tiempo: La duración de la técnica es de 20 minutos aproximadamente.

Desarrollo

Se leen unas frases que estén relacionadas con los aprendizajes, valores y todo aquello que tenga afinidades con el grupo.

Si se está de acuerdo con la frase se levantara el objeto verde, sino el rojo y la respuesta dudosa con el color ámbar.

La dinámica puede durar alrededor de 20 min, dependiendo de la edad de los participantes.