En el anterior apartado, os hablaba de la profesión desde el punto de vista técnico. Ahora os voy a contar qué es un Animador Sociocultural para mi.

Pese a la creencia popular, no es un payaso (con todos mis respetos a los clown) no es el que lleva las mediasnoches y tartas en los cumpleaños del Truchy Park, ni ese que canta “head, shoulders, knees and toes…” en los hoteles. Aunque también, pero…

Para mi, un animador, debe ser una persona activa, dinámica, preocupada por el entorno, con muchas inquietudes, ciertas habilidades y muchas ganas de cambiar las cosas.

Tecnico Animador Socio Cultural-01

Mi función como Animador Sociocultural, consiste en aplicar esas habilidades, a través de innovadores métodos,  como la dinámica de grupos y otras metodologías activas y participativas para desarrollar proyectos y actividades con una perspectiva social.

Mis competencias como animador son el desarrollo de las relaciones humanas y las competencias sociales de las personas (liderazgo, trabajo en equipo, habilidades de comunicación, resolución de conflictos, etc.) a través del diseño de proyectos sociales y actividades.

Como profesional, tengo experiencia en diversos campos, como el ocio y el tiempo libre, la inclusión social y el desarrollo comunitario.

Mis principales características son la creatividad, el buen humor y la cercanía.