Buscar

El caso Pablo

"La gente de esas ciudades, están dormidos. Todo el día en el trabajo, en casa, sonámbulos. Nosotros les despertamos"

Etiqueta

Risoterapia

Los 8 principios del optimismo pragmático

Soy optimista pero también pragmático, así que haberme encontrado con esta idea me parece de lo mejor. Os la comparto

 

Mark Stevenson nos habla de algo muy interesante: “los 8 principios del optimismo pragmático”.

optimismo

Tras estudiar miles de casos de personas que habían alcanzado metas significativas, estableció los 8 principios del optimismo pragmático haciéndose la pregunta “¿cómo consiguen algunas personas hacer cosas buenas en un mundo en constante cambio?”.

 

Pudo comprobar que había un patrón que se repetía y de ese modo estableció las siguientes máximas:

  1. Tenemos que estar preparados para soñar con el futuro.
  2. Todas las personas que consiguen hacer cosas buenas y significativas están comprometidas con un proyecto que va más allá de ellas mismas.
  3. Hay que abrirse a la evidencia y basarse en los hechos objetivos. Esto se refiere a que debemos adoptar una forma de pensamiento más científica.
  4. Las ideas debemos compartirlas en lugar de protegerlas. Cuando las ideas se comparten se confiere poder a las personas en lugar de ejercerlo sobre ellas.
  5. No pasa nada si nos equivocamos. ¡Lo realmente grave e irresponsable es no intentarlo! Para los optimistas pragmáticos el error forma parte del camino. De hecho lo consideran una de las mejores estrategias para poder avanzar. Para otros el error es catastrófico y esta forma de pensar les hace vivir estancados. El empresario estadounidense graduado en informática y filosofía Seth Godin afirma que “la mejor manera de empezar a avanzar es tomar el camino equivocado”.
  6. Somos lo que hacemos, y no lo que tenemos intención de hacer. Somos lo que hacemos y lo que sentimos, no lo que imaginamos. Haz un pequeño ejercicio de introspección y piensa cómo sueles actuar y sentirte últimamente, eso te dará una pista muy importante sobre el tipo de persona que eres.
  7. Trata de evitar un pensamiento cínico. El cinismo refleja una falta de ambición por mejorar las cosas y demuestra una creencia imperante de que no se puede o no vale la pena cambiar nada. Es la excusa perfecta para dar paso a la pereza y al estancamiento personal, ya que si pensamos que no podemos cambiar nada… ¿para qué vamos a intentarlo?
  8. Cuando te embarques en un proyecto importante, plantéatelo como un torneo muy largo. Es fundamental saber prolongar la recompensa en el tiempo. Además deberás tener presente que es posible que pierdas nueve batallas de cada diez. Pero si eres persistente y no desistes acabarás saboreando las mieles del éxito.

 

Fuente: Mark Stevenson en el programa Redes.

Aquí os lo dejo

Trabajándonos el sentido del humor

En algunas sesiones de risoterapia me han preguntado personas qué si había ejercicios que poder hacer de manera individual. Siempre me remito a que tal y como yo hago risoterapia, lo planteo desde un contecto grupal y social.

Aún así he investigado encontrando un manual del Colegio de Psicología de Madrid.

Tres ejercicios que podemos hacer cada uno/a en nuestra casa. El objetivo es el mismo para los tres: Trabajar nuestro sentido del humor.

Disfrutadlos ;O)

 

media_thumb-link-7014

 

La risa se contagia

Objetivo

Cambiar nuestro estado emocional a uno más alegre.

Descripción

Elige una película que sea alegre y divertida o que contenga escenas que fomenten ver el lado divertido de lo que ocurre.

Un ejemplo puede ser la película “Nuestro último verano en Escocia” dirigida por Andy Hamilton (2014) que relata la historia de una familia cuyos padres están a punto de divorciarse, a pesar de lo conflictivo de la situación consigue hacernos reír con los comentarios de los diferentes personajes que crean un choque distinto a lo que tradicionalmente está “bien visto” decir en determinadas situaciones.

Si es posible recomendamos poder verla acompañado y tras ello comentar las escenas e intentar relacionarlas con situaciones de nuestra propia vida. De esta forma tomamos distancia y minimizamos la intensidad de la emoción negativa que haya podido suscitar esa situación.

Conclusiones

Cuando nos encontramos bajos de ánimo, ver ejemplos de personas que tienen la habilidad de encontrar el lado divertido es una fuente de aprendizaje (modelado). Además, nos permite tener espacios de respiro en los que liberarnos de tensión.

Tiempo

Tiempo de la película.

Materiales

Película.

Autora:  Dafne Cataluña

 

Risas de fondo

Objetivo

Aumentar el sentido del humor hacia uno mismo.

Descripción

Imaginar las risas de fondo que suelen aparecer en series de humor, cuando al personaje le pasa algo ridículo, ante los propios contratiempos de la vida cotidiana.

Por ejemplo: se acaba la batería del móvil cuando te llama tu suegra, sales de una reunión importante y descubres que llevas la camiseta del revés, etc.

Conclusiones

Son contratiempos de los que poder reírse.

Tiempo

1 minuto.

Materiales

Ninguno.

Autora: Raquel Rodríguez

 

El humor sabio

Objetivo

Seleccionar momentos puntuales para emplear el sentido del humor, y no utilizarlo indiscriminadamente. En esta tarea se pueden emplear fortalezas tales como: autocontrol, empatía, inteligencia social y perspectiva.

Descripción

Realizar un listado de momentos en los cuales hayas empleado el sentido del humor y hayas sido consciente que las personas que estaban a tu alrededor no entendían tu bromas o no las reían. Analizar un patrón común en este tipo de situaciones. En dichas situaciones qué función tiene para ti realizar bromas: conocer a los demás, romper el hielo, crear buen ambiente, etc.

El sentido del humor en función de cuándo se utilice puede generar rechazo o incomprensión por parte de los demás. Buscar alternativas a las bromas para cubrir ciertas necesidades (integración, sociabilidad, diversión, deseabilidad social, etc.). Alternativas tales como: escucha activa, empatía o conexión empática, delegación del sentido del humor en otras personas, etc.

Pensar en una situación concreta donde se pueda emplear dichas alternativas y llevarla a la práctica.

Conclusiones

El empleo del sentido del humor en momentos que procede, nos permite encontrar un mayor equilibrio en dicha fortaleza, además ayuda a que los demás no se sientan “sobrecargados” de bromas y/o emplear el sentido del humor en contextos que sí lo requieren.

Tiempo

10 minutos.

Materiales

Papel y lápiz.

Autor: Ricardo Espinosa

 

FuenteManual de ejercicios de psicología positiva aplicada. Ejercicios sencillos para incrementar el bienestar. Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

 

 

Barreras para emplear el humor como metodología

Todavía existen demasiados prejuicios para emplear el humor como metodología de trabajo con los grupos. Obviamente yo no los tengo, de hecho me río de ellos :O)

maparisas
Mapa de cómo se expresan la risa en la red

Pero si que tenemos que tenerlos en cuenta para poder contrarrestarlos. Algunos de estos prejucios que se me ocurren pueden ser:

El humor entendido como sinónimo de inmadurez

Por medio del sentido del humor la persona crece, se desarrolla y madura. El humor conduce a la paciencia, tolerancia. Ayuda a observar la realidad de una manera más objetiva. Ridiculiza los extremos opuestos. Aprende de los errores propios y ajenos.

La realidad: El humor es un signo inequívoco de madurez de la personalidad.

 

El humor entendido como pérdida de tiempo

El humor puede ser entendido como una forma de malgastar el tiempo, de distracción del trabajo grupal o de relajación frente a las tareas propuestas.

La realidad: Mediante la aplicación de las técnicas y estrategias adecuadas del humor podemos descubrir la importancia y significación que tiene este tema en la vida de los grupos.

 

El humor entendido como falta de seriedad y de eficacia

La realidad: El sentido del humor, bien empleado, es enormemente eficaz en los grupos ya que ayuda a economizar tiempo en las tareas propuestas. Aumentan las oportunidades de pasarlo bien y de gozar. Aumenta la sensación de pertenencia al grupo. Se reducen los miedos y defensas de los miembros.

 

¡Dejemos de pensar que por reírnos la cosa no es seria!

Etapas de una sesión de Risoterapia

En una sesión completa de risoterapia podemos distinguir seis etapas, a través de las cuales deberemos trabajar de forma ordenada y observando que las personas vayan avanzando progresivamente en cada una de ellas, sin pasar a la siguiente, antes de que el grupo esté preparado para hacerlo.

En un inicio el grupo parte de una situación de reposo, muy mental y racional, incluso con posibles temores a no saber “lo que me van a hacer, hacer”, con cierta tendencia a sentir vergüenza, donde suele interponer barreras para mantener su seguridad y con una cierta rigidez de movimientos. Respetar el orden de las distintas fases, con sus respectivas dinámicas, garantizará el éxito de la sesión, sobre todo en los primeros talleres.

IMG_20180312_092007_processed

Una sesión se estructura en 6 etapas de mínimo 90 minutos:

  1. Introducción y enfoque de la sesión.
  2. Calentamiento y desbloqueo.
  3. Juegos.
  4. Dinámicas de la risa.
  5. Relajación
  6. Evaluación y cierre.

Introducción teórica y enfoque de la sesión.

Esta es la carta de presentación del taller. Son los preliminares básicos. Su duración puede estar entre los 15 y los 30 minutos, en función de tiempo disponible y del contenido teórico a exponer. Es una etapa que debe trabajarse desde la mente. Se recomienda sentar al grupo en círculo.

En esta parte del taller, introduciremos los conceptos básicos de la Risa y sus beneficios. También debemos hablar de temas específicos relacionados con los objetivos concretos establecidos (relaciones, autoestima, emociones, etc.)

Es importante explicar la metodología que vamos a desarrollar durante la sesión, la duración, solicitar el compromiso de los y las asistentes, motivar a la participación y al dejarse ir, aclarar que no es obligatorio reírse, que es muy importante prestar atención a las instrucciones que se irán dando y participar.

Para la gente que asista por primera vez a un taller es conveniente dejar claro que no somos payasos ni humoristas. Estas son profesiones muy respetables, que cumplen su función en sus respectivos espacios y escenarios, que en nuestro caso los protagonistas son ellos/as  en su calidad de participantes y en su implicación en las dinámicas de la sesión.

 

Calentamiento y desbloqueo.

Para poder reír es necesario relajar la mente y calentar el cuerpo y adecuar la tonalidad física y emocional a la risa. Es una fase muy importante ya que es la que consigue romper las barreras y la inhibición de cada una de las personas. Debe modularse de menos a más y procurar el contagio del optimismo y la diversión.

Los elementos básicos de esta parte son la música, el movimiento y las instrucciones del monitor. La música tiene que ser “alegre”, con un pulso superior al de los latidos del corazón y que induzca al movimiento.

Si hemos hecho bien el calentamiento, notaremos que el grupo ha conseguido la risa floja, empiezan a hacer bromas entre ellos, actúan en “automático”, gestos exagerados y desinhibidos, respiraciones aceleradas y algún que otro resoplido. Es el momento de cambiar a la siguiente fase. Su duración puede oscilar entre los 10 y 15 minutos.

Dinámicas y juegos.

Esta es la parte crucial del taller, donde se encadenarán las diferentes dinámicas y juegos, organizados de tal forma que nos permitan alcanzar los objetivos que nos hayamos propuesto al diseñar la sesión.

Esta parte se debe modular de forma cíclica para no aburrir o agotar a los participantes. Después del calentamiento podemos proponer algunos juegos de competición, seguido de otros de colaboración y complicidad. Si han funcionado bien ya estamos en disposición de iniciar otros que impliquen contacto directo entre los participantes para llegar al punto máximo de risas y carcajadas. Bajaremos un poco el tono con algún juego de distensión para recobrar el aliento y volveremos a la carga con un nuevo juego que levante las risas y las carcajadas para terminar esta fase.

Es crucial para que cada dinámica funcione, explicarla detalladamente, pero de forma muy sencilla. A veces un ejemplo es mejor que mil palabras. Hemos de hacerlo en un breve espacio de tiempo, para no romper los estados emocionales ni las risas. A veces podemos encontrarnos con que la gente se pone a hablar con su compañero intentando comentar las jugadas anteriores o lo bien que se lo está pasando. Habrá que ser muy hábil para captar la atención del grupo y minimizar los comentarios distractores.

La duración de cada juego dependerá del número de personas y de las propias dinámicas y de lo bien que se lo esté pasando el grupo. Deberemos estar muy atentos de cómo transcurre cada juego, a fin de alargar o recortar la duración del mismo. Es recomendable finalizarlos cuando se haya cumplido e mismo o antes de que el grupo empiece a decaer.

La duración de esta parte puede oscilar entre 40 y los 60 minutos, según sea la duración total de la sesión.

Dinámicas de la risa.

Si hemos trabajado adecuadamente las anteriores fases, este es el punto culminante de la sesión, donde la risa y la carcajada llegan a su máximo esplendor. Se trata de poner a prueba los motores de la risa a su máximo rendimiento, lograr afinar las carcajadas en cada una de sus vocales y de sus notas musicales. Lograr la máxima vibración y mondarnos de la risa.

Para ello podemos organizar diferentes tipos de espiga o el tren de la risa, donde practicaremos y ejercitaremos la risa sin necesidad de estímulos ni juegos para encontrarla y hacerla brotar de forma forzada al principio para convertirse en pocos minutos en un festival de la risa y la carcajada.

Esta fase suele durar entre 5 y 15 minutos según el grupo y el tiempo total de sesión que hayamos diseñado. Si utilizamos e tren de la risa, el formato es parecido pero las personas permanecen de pie y se desplazan en círculo con las manos en la cintura de la persona que tienen delante.

 

Relajación.

Reírnos a todo pulmón es una experiencia fascinante, pero a la vez agotadora. Después de haber estado casi dos horas riendo y disfrutando del placer de las endorfinas y la diversión de los juegos, llega el momento de reducir la marcha y empezar a interiorizar nuestra risa para instalarla en nuestro corazón y en nuestra alma.

Evaluación y cierre.

Para finalizar, nos pondremos todos en círculo (sentados o de pie) y se invitará al grupo a comentar brevemente las vivencias obtenidas.

El monitor puede hacer referencia a los objetivos del taller, añadiendo comentarios para ampliar y matizar aquello que digan los y las participantes.

Taller de Risoterapia en Pola de Siero

Este viernes impartiré en Pola de Siero un taller de Risoterapia que han organizado desde Cosmovisión.

Si te apetece terminar la semana riendo, ya sabes ;O)

Cosmovisión-Risoterapia

Juego y aprendizaje

El juego es una manera de aprendizaje de vida. Los niños/as juegan a simular los roles de los adultos, mientras que los adultos juegan para ensayar sus actitudes y emociones sin riesgo real. Así los juegos nos permiten cambiar de rol por unos instantes y poner a prueba los conocimientos y destrezas que tenemos.

IMG_20180214_090912_processed

Jugar es una forma de experimentar. El ser humano se introduce en el juego, porque necesita explorar el entorno que le rodea y para descubrirse a sí mismo y a los demás. El juego exploratorio y espontáneo va dejando paso, con el tiempo, al juego reglado y a otros juegos más complejos. Poco a poco vamos cerrando barreras hasta que el adulto, solo participa en un juego, cuando este, tiene bien delimitados los parámetros de actividad, sus reglas, el fin y los logros. Sin darse cuenta va bloqueando muchas de las puertas de la sensibilidad, de la risa, del disfrute natural y de su poder evasivo.

Volver a abrir las puertas y ventanas de la conducta, es la función que deberemos desempeñar los que nos dedicamos a utilizar el Juego y la Creatividad como herramienta de crecimiento personal. Ayudar a la gente a re-descubrir la risa, el placer, la alegría… pero este hecho en sí mismo, es un gran reto que tenemos por delante y que debemos abordar con mucha sensibilidad e ilusión.

El juego libre, el verdadero Juego, el juego que deja espacio a la fantasía, a la imaginación, a lo sorprendente, es la principal herramienta para alcanzar la distracción y la desinhibición. Cuando alguien está jugando, se olvida de las preocupaciones, de las normas y actúa alegremente dejándose llevar por lo impredecible del propio juego.

El juego es la mejor herramienta que tenemos los humanos para conocernos, comunicarnos y desarrollarnos. En el juego solemos comportarnos tal como somos y nos permitimos actuaciones que probablemente reprimiríamos en la vida real. Esto hace que el juego sea un gran aliado del espíritu creativo, de la comunicación, del establecimiento de vínculos, del desahogo emocional y del establecimiento de unas buenas relaciones.

Oscar Wilde decía: “la vida es demasiado seria para ser llevada en serio”. Libertad, risa, humor, fantasía, creatividad, deseo, imaginación, participación, bienestar, son palabras que expresan las personas después de haber experimentado una situación lúdica.

Pero a pesar de que todos hemos experimentado las sensaciones positivas que nos aportan los juegos, pocos somos los que nos atrevemos a tomar la vida como un juego, actitud que nos permitiría afrontar la vida desde el optimismo, la creatividad, el disfrute y como antídoto para no sufrir tanto.

El juego nos ofrece la posibilidad de recrear nuestra vida y experimentarla desde una óptica más positiva, reactivar nuestra actitud optimista, poder afrontar con mayor creatividad y valentía los contratiempos y sobre todo aprender nuevas formas de hacer y de actuar.

Para que una experiencia lúdica nos permita desarrollar nuestras capacidades, es necesario que nos haga concientes de la nueva forma de interpretar la realidad y sobre todo de la actitud que nos despierta.

Cuando jugamos, aparecen en nosotros capacidades que en la vida diaria, parecen estar aletargadas o escondidas. El deseo de divertirnos, hace que se minimice el sentimiento de riesgo y ponemos en marcha todas nuestras capacidades, físicas y psíquicas y que las actuemos de una forma inconsciente. Podemos aceptar cualquier situación que se nos presente y actuar de forma automática, sin barreras ni miedos que coarten nuestra capacidad.

Para conseguir el máximo provecho de los juegos, tenemos que hacerlo de una forma natural, sin complejos ni vergüenzas, de una forma desinhibida, como lo hacen los niños, procurando mostrarnos tal cual somos en la vida normal. Si logramos experimentarlos de este modo, el traspaso de lo aprendido a la vida real, será sorprendentemente fácil y natural.

Pero no a todas las personas les resulta igual de sencillo dejarse ir cuando juegan, muchas, siguen actuando “como si” estuvieran en el trabajo, en una negociación o les fuera la vida en ello. Con lo cual siguen utilizando sus máscaras, y poniendo en marcha mecanismos de defensa y barreras de separación, que limitan el aprendizaje y mantienen vigente su sistema de creencias. Esta posición cómoda y negativa ante el juego, limita nuestra posibilidad de experimentar y no nos involucra más allá de lo que ya conocemos y solo nos arriesgamos con lo que sabemos que podemos controlar, impidiendo que podamos ampliar nuestras capacidades y nuestras experiencias.

Para que el juego sea provechoso, debe sacarnos de nuestra zona de confort, ha de hacernos sentir que nos arriesgamos, ha de permitir que sintamos la pérdida del control y que debamos afrontar nuestros miedos y debilidades, para poner en marcha nuestra creatividad, nuestra sensibilidad, hacer aflorar nuestras emociones y abrir nuevas posibilidades de actuación. Cuando notamos que un juego nos atrapa, nos hace vibrar, nos desconcierta, y nos exige modos distintos de reaccionar, es cuando realmente nos ha sido útil.

El aprendizaje de nuevos conceptos y nuevas actitudes, resulta vacío si no se puede aplicar a la realidad inmediata de nuestra vida cotidiana. Cuántas veces pensamos: “¡Qué interesante! ¿Para qué me sirve?” 

El aprendizaje a través de juegos permite:

  • En el PRESENTE: El estado de ánimo durante el aprendizaje es el óptimo: alegría, confianza y deseos de compartir experiencias

 

  • En el PASADO: En la reflexión de cada juego que se realiza, se analizan anécdotas similares que han ocurrido. ¿En qué se parece esto a la realidad? ¿Qué podría haber hecho en ese caso? ¿Cómo solía reaccionas ante eta situación?

 

  • En el FUTURO: Los conceptos y las actitudes a aprender se extraen de lo vivenciado y se aplicarán en situaciones similares. ¿Cómo puedo reaccionar la próxima vez que esto suceda? ¿Cómo puedo afrontar eta situación u otras parecidas?

Rodar y rodar… 2017

Último día de trabajo y último artículo del año.

Como hice el pasado año, toca hacer balance profesional de 2017. Y veréis que tiene mucho de rodar, como reza el título.

 

Arranqué el año continuando con el proyecto de desarrollo local en Cruz Roja Llanes. Y ahí estuve hasta finales del mes de mayo, cuando el proyecto finalizó.

Contento con la experiencia y los resultados,  tocaba poner fin a la aventura por el oriente y volver a Gijón.

 

En medio de la finalización del proyecto, la organización de la mudanza y ver que iba a hacer en el plano laboral, me surgió un proceso de selección para Emáus. Proceso que superé, y comencé a trabajar como mediador comunitario en un proyecto pionero de intervención socioeducativa en comunidades en Pola Siero. Que de momento va a tener continuidad.

 

A la vez que arrancaba en mi nuevo empleo, y con cajas de mudanza sin deshacer, surgió la oportunidad de trabajar como Educador en Cruz Roja, en esta ocasión en la Oficina Autonómica en Oviedo, coordinando un proyecto de envejecimiento activo, y colaborando también en otras actividades del departamento de Salud Socorros y Emergencias.

Esto era algo temporal (baja, ampliaciones, excedencia…) y aunque era para dos meses, se ha prolongado hasta finales de año, finalizando mi contrato esta semana. Y como siempre agradecido y encantado de formar parte de CRE, pero por el momento, cerramos esta etapa.

 

Y como no, mis múltiples colaboraciones con otros proyectos o formaciones:

 

Y aunque soy un profesional que vive de su trabajo, creo que a veces podemos dar un poco de nuestra profesión, así que también he tenido colaboraciones de manera voluntaria:

  • Charla para contar mi trayectoria profesional en el Certificado de Profesionalidad de Dirección de TL que impartía mi colega, Cristina.
  • Visita y sesión de risoterapia para la Lanzadera de Empleo Oviedo 2.
  • Sesión de juegos en el campus deportivo en el Colegio Montedeva, donde mi colega Maxi era de los organizadores y monitor.
  • Sesión de risoterapia para el Clinic Joven Emprend@
  • Taller de comunicación para los grupos Joven Ocúpate Mar De Niebla.
  • Sesión de Risoterapia dentro de la programación de la Semana de la Juventud del Centro de Iniciativas Juveniles de La Calzada.
  • Sesión de Risoterapia Vives emplea Acción contra el hambre.

 

Y por último, pero no menos importante, este año me he incorporado a la Bolsa de Formación del Consejo de la Juventud de España. Lo que me ha llevado a dar formación a diversas entidades del país.

Y también me ha hecho conocer y trabajar con grandes personas y mejores profesionales como son mi otros compis de la bolsa. Es un lujo formar parte de ella y aprender de cada persona que la compone y también de las que nos hace conocer.

 

Cómo se ve, he rodado bastante…. Por supuesto que entre tanto quéhacer profesional, he sacado tiempo para hacer rutas, irme de cervezas o sidras, conocer otros países, ir al cine o de fiesta… pero eso no lo publico, simplemente lo vivo ;O)

20170301_130901

 

¿balance profesional? Una piedra en el camino me enseño que mi destino era rodar y rodar…

¡¡¡ FELIZ 2018 !!!

Aporta o aparta

Mi abuelo siempre decía “si no vas a ayudar, no estorbes”.

Esta frase es algo que me ha calado en mi manera de ser, trabajar, relacionarme…, tanto que yo he sintetizado mucho más la frase, dejándola en “aporta o aparta”.

Y como mañana me toca dar un taller de motivación a personas que están búsqueda de empleo, me parece que es una buena filosofía que trasladarles. Después de todo siempre que nos rodeamos de personas, buscamos las que nos “aporten” algo, y “apartamos” a las que no.

apOrta _ apArta

¿Cómo diferenciar a una personas que aportan de las que no?

Podríamos decir que las personas que aportan, suman, y las que debemos apartar, restan. Ambas tienen características propias. Os digo algunas:

 

Personas que restan (A apartar):

  • Se quejan por defecto. Hasta antes de saludar ya tienen un “algo” de lo que echar sapos.
  • Victimización. Nunca jamás son responsables de nada, el universo se alía contra ellas.
  • El mal humor es su carta de presentación. Suelen emitir bufidos cada cierto tiempo, en ocasiones los alternan con negaciones de cabeza.
  • Se orientan a los problemas. Si surge un problema, buscan 4 ó 5 más que añadir.
  • Van pilladas. Nunca hay tiempo, plazo o antelación suficiente para nada. Suelen tener en su vocabulario “ni coña puedo” “esto es mucho” “no llego”
  • Hacen trajes a medida. Siempre tienen algo que decir de cualquier otra persona (y no en positivo)

 

Personas que suman (Aportan):

  • De trato agradable. Saludan, son educadas, da gusto hablar con ellas.
  • Se hacen responsables de su parte. No echan balones fuera.
  • Buen humor. No hace falta ser bromista o siempre ir con la sonrisa puesta, aunque esto último se agradezca.
  • Se orientan a buscar soluciones. El problema está ahí, pero mejor centrarse en cómo resolverlo.
  • Gestionan bien su tiempo. Hacer lo que nos toca en tiempo, es clave.
  • Espíritu de equipo. Defienden los colores, saben a que persona pueden pedir colaboración en cada momento.

 

Piensa de quién de estos dos tipos de personas te gustaría rodearte… yo lo tengo claro. Ahora piensa qué tipo de persona quieres ser…

Aporta o aparta ;O)

Predisposición a la risa

– ¿Qué nos vas a hacer reír?

– A ver qué haces para que me ría, que no me río nunca

 

Estas dos son algunas de las preguntas que me han hecho antes de comenzar una sesión de risoterapia. Sobretodo en ocasiones donde la gente que va a disfrutar la sesión no sabía que iba a haber esa actividad.

Yo siempre contesto que si, que se trata de reír, de disfrutar y que ni cuento chistes ni hago monólogos (aunque sea graciosete)

Creo que muchas veces no es que tengan curiosidad por como voy a hacer mi sesión, sino que tienen una “vergüenza al futuro”. Vamos que piensan en el ridículo que pueden hacer en la sesión. Por suerte, esto suelen superarlo enseguida.

Pero volviendo al tema… Para que surja la risa, hay una clave: Predisposición.

20171115_200108

Como pasa con todo en la vida, nadie puede forzarnos a hacer cosas que no estamos predispuestos a hacer, que sean totalmente opuestos a nuestra naturaleza.

Esto quiere decir que, si vamos a una sesión de risoterapia, debemos ir mentalizados, con la mente abierta y predispuestos para reírnos, ya que de cualquier otra forma que vayamos estaremos totalmente condenados al fracaso.

La voluntad de reírnos o de pasar un buen rato es lo más importante que podemos llevar a una de estas sesiones. Sin ella, no hay forma de que nadie en el mundo nos haga reír, ni siquiera la persona más graciosa ni la situación más ridícula. La risa es voluntaria en las sesiones, pero solo si estamos realmente dispuestos a entregarnos a ella podremos sacarles beneficios.

En ocasiones , también se da el caso opuesto. Si nadie puede forzarnos a reírnos cuando no queremos hacerlo, me gustaría ver a alguien tratar de detenernos cuando estamos con el ánimo predispuesto y ya hemos estallado en carcajadas. Es totalmente imposible. A todos nos ha pasado alguna vez tentarnos, empezar a reírnos, y luego darnos cuenta de que, en realidad, aunque queramos, ya no tenemos forma de parar. Esto es porque la situación nos ha predispuesto a la risa y todo lo que de allí en más sucede, en relación con esta situación que nos pareció tan graciosa, solo aumenta la hilaridad. Y llega un momento en que ya no hay un motivo real para reírse, en que ya nos reímos más de la risa misma que de la situación que la generó. Este es el tipo de ánimo que es ideal conseguir durante una sesión.

La risa en la sesiones de risoterapia es autoinducida. Esta es una gran ventaja, ya que no necesitamos esperar que se conjuguen determinados factores que nos hagan reír, sino que se puede generar en cualquier momento, cuando lo deseemos.

Por otro lado, además tiene otra ventaja muy importante: las sesiones son en grupo. Y la risa, cuando estamos con otras personas que también se ríen, es una de las cosas más contagiosas que existen. El cambio que produce, el pasar de esas risitas inducidas y bastante tímidas a una risa verdadera, pura y realmente sentida es muy rápido cuando estamos con otras personas. Además, muy pronto dejamos de sentirnos extraños y hasta ridículos, ya que estamos con gente que esta en la misma situación que nosotros. La sensación de pertenencia a un grupo, de nos ser los únicos en estar haciendo algo es una de las mejores formas de hacer avanzar el trabajo que estamos haciendo.

Además que quienes damos talleres de risoterapia, ya tenemos experiencia trabajando el tema, y conocemos técnicas para hacer que la gente se ría, técnicas que ayudan a la risa espontáneamente.

 

Así que si en algún momento vais a una sesión o taller de risoterapia… relajaos  disfrutad, que va a ser bueno ;O)

 

“Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos”

Erasmo de Rotterdam

Blog de WordPress.com.

Subir ↑