MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS)

Uno de cada dos adolescentes españoles cree que debería independizarse económicamente de sus padres entre los 21 y 25 años y casarse antes de los 30, según el estudio sobre los adolescentes TRU realizado por la agencia de investigación TNS.

En concreto, 23 años es la media de edad a la que la mayoría de los adolescentes españoles creen que tienen que dejar de ser dependientes económicamente de sus padres, mientras que un 21 por ciento considera que la edad para independizarse es entre los 19 y 20 años y un 17 por ciento querría hacerlo entre los 16 y los 18. Además, independizarse económicamente con 26 años o más es la opción menos elegida por los adolescentes entrevistados.

Según los datos recogidos por TNS, a pesar de que por edades la media continúa siendo 23 años, hay una tendencia a retrasar la edad de independencia económica según se cumplen años. Los adolescentes entre 12 y 15 años expresan en mayor medida su intención de independizarse entre los 16 y los 18 que la media (23%), mientras que los jóvenes de más edad (entre 16 y 19 años), declaran que deberían independizarse entre los 21 y los 25 (57%).

Asimismo, el informe pone de manifiesto que la gran mayoría de los adolescentes en España depende económicamente de sus padres y así, el 84 por ciento de los jóvenes españoles entre 12 y 19 años obtienen financiación para sus gastos pidiendo dinero a sus padres cuando lo necesitan. Además, un 51 por ciento declara que obtiene dinero de sus abuelos u otros parientes y un 35 por ciento gracias a los regalos.

En esa línea, la paga semanal se establece como una opción menos habitual de financiación y sólo uno de cada tres adolescentes declara tener una paga semanal estable de la que obtener dinero. Igualmente, los trabajos esporádicos son fuente de ingresos para un 22 por ciento de los adolescentes entre 16 y 19 años, quienes ven reducida la aportación de dinero de la familia o de regalos.

Del mismo modo, el informe indica que los adolescentes disponen de una media de 43 euros semanales para sus gastos personales, de los cuales gastan la mayor parte, el 79 por ciento. Así, los datos reflejan que sus gastos están muy relacionados con su forma de ocio y donde más desembolso hacen es en electrónica y tecnología, a pesar de que sólo un 15 por ciento hace este tipo de compra. En términos de frecuencia y gasto, la ropa es la categoría en la que más invierten los adolescentes españoles.

EL 84% QUIERE IR A LA UNIVERSIDAD

En lo que se refiere a estudios, la tendencia mayoritaria (63%) tras acabar los estudios es continuar cursando estudios superiores (posgrado, máster, doctorado) y el 84 por ciento quiere ir a la Universidad, aunque un 54 por ciento declara que desea trabajar a tiempo completo.

El voluntariado, el servicio militar o trabajar como au-pair no son opciones que sean tenidas en cuenta y un 23 por ciento de los jóvenes no sabe concretar qué hará en un futuro próximo. Además, quedarse en casa y formar una familia es una opción también elegida muy minoritariamente, a pesar de que los adolescentes declaran que desean casarse antes de los 30. En concreto, los chicos piensan casarse a los 29 y las chicas a los 28 años.

Visto en: Europa Press
Anuncios