Ya me he hecho con mi ejemplar de El Prisionero del Cielo de Carlos Ruíz Zafón, tercera entrega del universo literario de El Cementerio de los Libros Olvidados. Una historia que nos transporta a la Barcelona de los años 40 y 50 y en la que el autor regresa al misterioso Cementerio de los Libros Olvidados como en sus anteriores novelas La Sombra del Viento y El Juego del Ángel.
Estos días festivos que se acercan me vienen de lujo para desconectar un poco y poder dedicarme a la lectura. Lo malo que tiene leer a este autor, es que en cuanto me acabe el libro, querré leerme otro más de él.
Argumento: Barcelona, 1957. Daniel Sempere y su amigo Fermín, los héroes de La Sombra del Viento, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas. Justo cuando todo empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad.
Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse con la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior. Rebosante de intriga y emoción, El Prisionero del Cielo es una novela magistral donde los hilos de La Sombra del Viento y El Juego del Ángel convergen a través del embrujo de la literatura y nos conduce hacia el enigma que se oculta en el corazón del Cementerio de los Libros Olvidados.
Anuncios