En las entidades, el día a día del trabajo “nos come”, y aunque actuemos en “la realidad”, hay veces que se nos “olvida” sumar esfuerzos con otras organizaciones, que similares o diferentes, pueden aportar a nuestras actuaciones.

20160501_200335

Como fiel creyente de que “todo suma”, debemos sacar la nariz de nuestro logo, pisar calle, sudar la camiseta y buscar redes.

Por ello, la publicación de hoy, que es bueno recordar los beneficios (fortalezas) que se adquieren al trabajar en red:

  • Evita duplicidad de actividades y competencia por recursos.
  • Favorece la complementariedad.
  • Amplia el campo de acción al ampliar recursos y al poder combinarlos.
  • Las sinergias entre entidades hace que surjan nuevas posibilidades de actuación.
  • Individualmente se potencian las propias capacidades de las entidades, al incrementar los recursos a su alcance.
  • Fomenta la especialización, bien a través de la capacitación profesional de quiénes integran las entidades o en cuanto a las ‘realidades’, es decir, a qué temática se dirige o hacia quiénes se dirigen y con quiénes intervienen.
  • Favorece el hábito y habilidades cooperativas.
  • Favorece hábito de compartir la información.
  • Puede ser un mecanismo de control informal de las organizaciones, pues las organizaciones que colaboran en un plan de acción conjunta tienden a adoptar normas y procedimientos operativos similares para facilitar la coordinación.
  • Aumenta la visibilización del trabajo realizado.
Anuncios