Se han llegado a establecer hasta 180 tipos de risa diferentes;  algunas de ellas…


  • Sonrisa ligera, con la boca cerrada. Tipo Mona Lisa, Adaptable, Ajustada y conveniente.
  • Sonrisa normal, labios a punto de separarse. Expresiva, sincera y acogedora.
  • Sonrisa amplia, asoman los dientes y se suelen considerar risa. Dilatada, abierta y atractiva.
  • Risa ahogada, reprimida, con la mano en la boca o encogimiento de hombros y mirada torcida.
  • Risa desbordante, expresiva, expansiva y desternillante. Echar la cabeza hacia atrás, cerrar los ojos y encoger los hombros.
  • Risa franca, es la considerada buena para la salud. Un minuto de esta risa equivale a 45 minutos de relajación. Parte siempre de un motivo alegre, un chiste, una escena una situación determinada.
  • Risa múltiple, a veces sustituye o acompaña a la sonrisa. Puede oscilar desde la risita ahogada o tonta hasta la carcajada más estrepitosa.
  • Risa amistosa divertida y jovial, expresiva y franca. Ponla en práctica.
  • Risa fútil o insustancial, fingida, no nace de dentro. Evítala. No conduce  a nada. Al menos a nada bueno.
  • Risa patológica, insulsa, se produce en determinados estados mentales. En ellas el motivo no existe.
  • Risa burlona, malintencionada, interesada, falsa, mezquina, vengativa, para rechazar a alguien, ridiculizar al adversario o al superior….existe complicidad entre los que se ríen. Ojo con ella.
  • Risa irónica y sarcástica, conspiradora, envidiosa, para causar daño.
Si aprendemos a observar, escuchar y diferenciar los distintos tipos de risas nos daremos cuenta de los múltiples y variados matices que esta tiene, porque cada persona es un mundo y muy peculiares las circunstancias que les rodean y los motivos por los que se ríe.
Por lo general estamos más acostumbrados a utilizar las risas de descarga de tensiones, las defensivas o las burlonas, que las risas sanadoras y las francas.
Para poder ir cambiando nuestra tendencia e ir incorporando las rejuvenecedoras y fortalecientes de amor y de amistad, necesitaremos concentrarnos y trabajar  nuestra actitud frente a la vida.


Y después de tantas risas… ¿Cuál es la tuya?
Anuncios