12/07/2011 06:23  BRUSELAS

Los jóvenes españoles son, de todos los europeos de su edad, los que ven menos riesgos en las drogas y de los más permisivos con su uso. Según un Eurobarómetro publicado ayer por la Comisión Europea, la tasa de españoles entre 14 y 24 años que consideran muy peligroso el consumo esporádico de cocaína es 25 puntos menor que la media comunitaria. Además, hasta un 27% de ellos cree que su consumo puntual no entraña ningún riesgo. En cuanto al consumo habitual, nueve de cada diez jóvenes españoles sí lo creen muy peligroso.
La imagen se repite, con ligeras variaciones, con respecto a otras drogas, como el cannabis, que para un 61% de los jóvenes supone una amenaza “baja” o “nula” para la salud. La percepción del riesgo guarda relación con la disponibilidad de la droga, ya que, junto a Dinamarca e Italia, España es el país donde más fácil es acceder a este tipo de sustancias, según los encuestados. En cuanto a la cocaína y el éxtasis, en España es donde más fácil le resulta a los encuestados acceder a su distribución, al igual que al cannabis, donde sólo es superado por Italia.

El auge de lo sintético

En la presentación de los datos, la comisaria Viviane Reding, a cargo de la cartera de Justicia, señaló su intención de poner en marcha “medidas más estrictas para afrontar la creciente comercialización de nuevas drogas sintéticas”. Estas se venden generalmente por internet y de manera legal, pero tienen efectos tan nocivos como las prohibidas.
La Comisión Europea anunció propuestas concretas sobre este asunto para el próximo otoño, entre las que estarían “alternativas a las sanciones penales, nuevas formas de control” y una mayor participación de las autoridades de seguridad alimentaria en su detección, según un comunicado. En cuanto a su uso, el 95% de los jóvenes españoles aseguran no haber consumido ninguna de estas sustancias, una cifra similar al promedio europeo.
Sólo el año pasado, en la Unión Europea se identificaron 41 de estas sustancias sintéticas, más populares en Reino Unido, Irlanda y los países nórdicos que en el sur de Europa. Según el Ejecutivo comunitario, “las nuevas sustancias psicoactivas están esparciéndose a un ritmo sin precedentes”. Entre las más populares se encuentran derivados sintéticos de drogas de diseño. Viviane Reding pidió, además, a los 27 países miembros de la UE que apuesten por la lucha sin cuartel compartiendo información a nivel comunitario para una rápida detección y combate global.
Anuncios