Los ‘oxy shots’, el chupito sin líquido, son el último grito en borracheras exprés en las zonas de fiesta para ingleses de Mallorca. Tienen hasta su propio grupo de facebook y se habla de ellos en todos los foros de internet.
Básicamente se trata de aspirar alcohol. El efecto que producen equivale a tomarse ‘cuatro copazos’ y su precio oscila entre los tres y 10 euros.
El cliente utiliza una boquilla como la de los etilómetros y aspira el combinado elegido. Hay de todo, principalmente sabores dulces que van desde en Vodka de fresa o caramelo, pasando por licores de frutas e incluso tequila y absenta. Es como fumar una cachimba, pero sus efectos se parecen más a los de una borrachera.
La publicidad clama sus virtudes, ‘embriaguez sin resaca’, sin embargo, sus efectos nocivos no están tan claros, aunque las autoridades alegan que su uso es legal.

Colocarse con gas de risa

En paralelo, el otro complemento a las ya míticas borracheras de los ingleses en esta zona turística de Mallorca y que ya ha creado tendencia en los bares londinenses es ‘colocarse’ con gas de la risa. Por unos tres euros el cliente recibe un globito con óxido nitroso.
El consumidor se ve inmediatamente embriagado por una sensación de mareo y euforia que da lugar a tímidas risistas, al principio, y acaba en sonoras carcajadas.
El óxido nitroso es utilizado por anestesistas por sus efectos euforizantes y analgésicos. No provoca pérdida de conciencia y se emplea habitualmente en cirugía junto con oxígeno y otros gases halogenados como complemento para realizar la intervención.
Su uso es completamente legal y los propios bares y discotecas lo ofrecen como un servicio más y si bien la policía está a alertada de su reciente uso, al no estar catalogada como sustancia prohibida su venta y consumo es libre.
Visto en: El Mundo.es
Anuncios