Evaluación «ex ante»

Antes de comenzar un proyecto, debemos analizar la realidad en la que vamos a intervenir, vale. Pero, ¿qué hacemos con la información obtenida?

Pues ni más ni menos que otra evaluación para evaluar la viabilidad del proyecto que queremos iniciar.

La evaluación «ex ante», también denominada “de pre-decisión”, “de factibilidad” o de “pertinencia” facilita tomar la decisión de si debe implementar o no el proyecto e implica evaluar la idea de proyecto (destinatarias, definición del problema o necesidad, actividades, tareas, recursos…), considerando tanto el contexto externo como el interno.

Es en este momento, donde deberemos tomar la decisión definitiva de elaborar el proyecto y ponerlo en marcha, asegurándonos de que contamos con las condiciones, internas y externas, necesarias para impulsarlo.

concept-g3e51bd455_640

Imagen de Pexels en Pixabay 

Para evaluar la idea de proyecto, también conviene chequear al menos cuatro aspectos:

  • La pertinencia de la idea de proyecto, es decir, la adecuación de las soluciones que se proponen a la realidad que se pretende modificar.
  • Su viabilidad, es decir la existencia de condiciones (políticas, sociales, técnicas, económicas…) favorables para el desarrollo de la idea de proyecto.
  • Su coherencia con la identidad de la entidad, garantizando que existe un alineamiento de la idea de proyecto con la misión y valores de la organización, así como con su visión y orientaciones estratégicas.
  • Su factibilidad, es decir la capacidad técnica y económica de la entidad para llevar a cabo el proyecto, considerando, en términos de calidad y cantidad, los recursos humanos, materiales y económicos de los que dispone o podría disponer.

La evaluación «ex ante», además de proveernos de elementos de juicio para decidir la puesta en marcha del proyecto, representa un “insumo” para las fases posteriores de diseño y ejecución del proyecto.

En cualquier caso, la valoración de estos aspectos (pertinencia, viabilidad, factibilidad, coherencia…) se retomará con mayor profundidad una vez diseñado el proyecto (evaluación del diseño y análisis de viabilidad y sostenibilidad). De lo que se trata es de contar con bases suficientes para tomar la decisión de realizar el esfuerzo que requiere su diseño.

Fuente: Guía para la gestión de proyectos sociales. Equipo del Observatorio del Tercer Sector de Bizkaia.

En la web del Observatorio – http://www.3sbizkaia.net – es posible acceder tanto a este documento como al resto de publicaciones del Observatorio, y descargarlas gratuitamente.

Habla...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s