Para las personas morbosas que hayan pinchado rápidamente sobre el enlace, pensando que llegarían a una entrada en la que me ponía hacer trajes a diestro y siniestro, lo siento, he decir que esto es más bien todo lo contrario, pero vamos por partes.

¿Por qué el título? Siempre que me presento en las sesiones o curso que imparto, digo que trabajo y vivo de y en esto por absoluta vocación, y que si hoy sé que es para mi la Animación Sociocultural, es gracias a varias personas que me han influido…

Justo cuando termino esa frase, inserto el chiste de “yo quería ser un nini, y solo preocuparme de salir, beber y follar; y pasar de esto del rollo social (si, tengo un humor negro y soy algo basto). Esas personas que os digo, me jodieron la vida.”

Y aunque comparto ciertas preocupaciones nini, estoy encantado y agradecido a esas personas que me ayudaron (y ayudan) a crecer como profesional y persona, y me hicieron que tuviera otros quebraderos de cabeza más.

¿Y quiénes son esas personas? Pues aquí os las presento…
2014.. y así de estupendos
La primera… Monchu, mi hermano, y es que lo que se mama en casa, cala hondo. Aunque de pequeño me cabreaba que me hiciera miles de preguntas y me mareara hasta que viera mil puntos de vista, me dijera que había que leer varios periódicos al día, que nunca me creyera todo lo que se decía o contaba, si no que reuniera toda la información que pudiera y sacara una opinión propia, que hay que ser coherente, educado, leal, que no se debe perder el fin de vista, y no convertir la metodología en si mismo, que siempre se debe acabar un libro, que hay que viajar y hablar con mucha gente, que me sentara en las terrazas y observara a las personas, que a un colega no se le deja tirado, que la política está presente en todo, que el cine es bueno desde que se inventó y que se puede ver “Historias de Philadelphia” y después Rocky y bla bla bla…. La verdad que todo esto me sirvió (actitud crítica, valores, cultura…)
También me enseño como se transformaba la realidad cuando fue uno de los que crearon Abierto Hasta el Amanecer, y luego me dio la oportunidad de Participar (y eso que todavía no sabía que era esto muy bien) en Mar De Niebla, entidad en la que llevo desde 2004 como socio, y tuve la oportunidad también de trabajar durante 5 años. Y aunque cuando decidí estudiar Animación Sociocultural me dijo “vas a ser un mierda más de esos que sale con título y luego no vale para nada” (Si, algo basto es también); fue coherente cuando ya vio que valía para algo, y no dudo en decírmelo.
Y aunque con nuestras diferencias (vamos a ver, somos hermanos) aún me sigue “jodiendo” (o educando) en la vida, por eso es obvio que sea de estas tres personas, de la que más podría hablar, después de todo compartimos las Nochebuenas.
2007 y yo con esos pelos
La segunda persona es Vir, a la que conocía como “una de las que trabaja en Abierto Hasta el Amanecer, la pude conocer mejor cuando esa misma entidad comenzó a organizar los cursos (que me abrió un mundo a un concepto que se me clavó bien: Participar) Mediadores de Ocio Juvenil (hoy Dinamizadores en Ocio Juvenil), y aunque me apunté al primero, luego me borré, ya que no tenía claro que mi futuro fuera la animación sociocultural, y claro con 19 años yo valoraba mucho mis tardes en el parque o playa con mis colegas, y ya tenía bastante con ir a clase por la mañana. Pero finalmente me apunté a la segunda edición.
Aprendí que era eso de Participar, que había que tener ganas (querer), estar educado y formado en ello (saber) y que había tener o generar oportunidades para hacerlo (poder); y también lo que era la participación manipulada; como elaborar un proyecto (algo que por desgracia la formación reglada no había conseguido) qué era realmente un asociación, como algunas solo trabajan y otras solo existían sobre el papel, como transformar la realidad no era solo acabar con el hambre en el mundo o terminar con las guerras, si no que dar respuesta a una necesidad como tener unas instalaciones deportivas dignas en un centro de enseñanza, también lo era. De ahí que ella siempre diga en sus formaciones una frase, que quien la conoce la asocia a ella, aunque pertenezca a Emmeline Pankhurst, y es la siguiente: “No se puede cambiar el mundo tanto como quisiéramos, pero si se pueden dar pequeños toques”
Años después he tenido la suerte de trabajar con ella, hasta compartir un pintoresco viaje por el este de Europa, y hoy en día pertenecer a la misma entidad como socios.
Primer móvil con cámara…
Y la tercera y última persona, es Cris, a la que conocí estando yo en el instituto, y ella siendo la monitora de un taller sobre drogas que vino a darnos a los de bachillerato. Y es que ir resignado a aguantar “otra chapa” con moralina de un señor/a mayor; y encontrarte sentada en el suelo a una chavala que vestía como nosotros (vaqueros y sudadera, de capucha) que hablaba para que la entendiéramos y simplemente nos contaba “lo que había”, te llama la atención. Tiempo después coincidimos en el Consejo de la Juventud, donde no dudaba en levantar la mano y expresar su opinión (la de su entidad) sin cortarse.
Después de eso, conocí la entidad de la que formaba parte, ArturActiva (hoy ya inexistente), que trataba de visibilizar la Animación Sociocultural aquí en Asturias, y lo hacia dando formación sobre el tema, trayendo a la ciudad de Gijón a teóricos de primera linea como Ander-Egg, Marchionni, Víctor Ventosa… publicando “Cuadernos de Animación” recogiendo experiencias de ASC de otros lugares y organizando un Festival de Cuentos para adultos. Y cual fue mi suerte que recién titulado, me llegó una carta del “Paro” (Si, soy una persona a la que el Servicio Público de Empleo le mandó a entrevistas) que me citaba a una con ella, y más suerte que me ofreció mi primer contrato como animador, para montar todas esas cosas tan chulas que os contaba.
Y de esa experiencia, ya me acabó de “joder”, y tuve claro que esto de la animación era lo mio. Que además si te empeñabas los proyectos salían, que un animador coge el teléfono, mueve mesas, sube sillas a una tercer planta sin ascensor, justifica subvenciones, va a recoger gente al aeropuerto, pega carteles, habla con concejales/as y lo que haga falta. Además también de que es una gozaba trabajar por objetivos, que siempre hay que tener para un capricho (playeros) y que tiene que haber momentos para todo, hasta para el silencio.
Y bueno, ya que siempre mento a esas “personas que me jodieron la vida” creo que ya era hora de dedicarles una entrada en el blog, además después de subir unos sofás cinco pisos al hombro, sentarme en el mio a divagar, era un plan genial para el resto de la tarde ;O)

Y aunque hay muuuuchas más personas que me hayan aportado, como decía Tinín, es bueno empezar por el principio.

Anuncios