Desde que el mundo es mundo, se habla de la “escucha activa”, pero… ¿qué es?

 

escucha

 

  • Mantener contacto ocular con quien habla / con el grupo.

 

  • Indicar que se escucha diciendo “si” y afirmando con la cabeza.

 

  • No expresar inicialmente el propio acuerdo o desacuerdo, sino mostrar, simplemente, que se ha comprendido lo que decía el que hablaba.

 

  • Dejar las pausas para animar a quien habla a que lo siga haciendo. No llenar los silencios.

 

  • No desplazar el centro de atención de la conversación de quien habla, mostrando desacuerdo o hablando de uno mismo.

 

  • Formular preguntas abiertas para animar a quien habla a continuar hablando o a discurrir.

 

  • Resumir o reafirmar, de vez en cuando, lo que dice quien habla para mostrar que le hemos entendido.

 

  • Responder a los sentimientos que parecen estar.
Anuncios