Coordinando equipos

Hoy os traigo algunas ideas sobre coordinación de equipos. Ya que me ha tocado hacerlo en varias ocasiones y en otras muchas he sido coordinado; creo que por el camino he aprendido algo sobre ello.

Una premisa que hay que tener en cuenta es que cómo le vaya al equipo está influido por cómo lo coordinamos. Por muy capacitado que sea el equipo, quienes toman la figura de coordinar deberán aportar mucho de sus dotes personales.

equipo

Imagen de StockSnap en Pixabay

Una buena coordinación implica un buen liderazgo. Aquí unas propuestas para conseguirlo:

  • Reconocimiento. Debemos agradecer, facilitar o reconocer todas las acciones bien realizadas que la persona realice.
  • Equidad. En el trato, en las responsabilidades del equipo, en la carga de trabajo…
  • Seguridad. La seguridad es uno de los elementos más motivadores. Saber de las situaciones que afectan al equipo, al desarrollo de la acción; da a que atenerse.
  • Confianza. El equipo es un atento observador de la coordinación. La desconfianza, además agudiza la vista, y genera preocupaciones innecesarias. Da confianza… y la recibirás.
  • Valora TODO el trabajo. No hay trabajos «menores» mirado desde el punto de vista de quien lo hace. Si se desprecia o resta valor a un tipo de trabajo, la persona que lo hace se puede sentir ofendida.
  • El buen trato… SIEMPRE. Si no seguimos esta rutina, será sospechoso. Si solo aplicamos esto «cuando queramos algo» podrá colar una vez, pero se nos verá venir.
  • Horizontalidad. Es cierto que al coordinación implica un mayor nivel de responsabilidad, pero en el día a día, no debe convertirse en un estatus que ponga al resto de personas del equipo en desventaja. Si la percepción es «equipo = inferior y coordinación = superior» generará que las personas actúen a la defensiva.
  • Sentimientos. Muy a tener en cuenta, todas las personas tenemos nuestro corazoncito. Y debemos tener en cuenta que:
    • En todo persona pueden darse sentimientos encontrados, positivos y negativos frente a la coordinación, a las decisiones que se toman, a la tarea  desarrollar.
    • Se pueden dar «odios» (no soporto a…) y «venganzas» (pues si «x» no hizo esto, yo no hago aquello…) cuando las personas se sientan ofendidas.
    • Ya que tenemos que trabajar, la gente quiera al menos trabajar sintiéndose bien y a gusto. Facilitemos esto.
  • Recordemos que la coordinación no debe ser paternalista. Aunque llevemos un equipo novel o con gente joven, son profesionales y nuestra labor es gestionar y facilitar, no tutorizar echar la «moralina» (dar la chapa con «yo haría o no haría esto o lo otro»).

Trabajemos en lo que trabajemos, casi siempre vamos a tener que relacionarnos con personas, si encima nos toca coordinar equipos, que menos que reflexionar sobre cómo lo hacemos ;O)

Habla...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s