Jajajajajaja, hasta a me da la risa escribir el título de esta entrada, pero oye, por pedir que no sea.

Después de unas vacaciones, cortas, pero muy bien aprovechadas, hoy he tenido que ponerme en marcha y volver a trabajar, y tan contento (aunque reconozco que resoplé cuando sonó el despertador… me gusta dormir)

He terminado el 2015 de manera fenomenal laboralmente. He cambiado de año contratado (que en esto de “lo social” siempre es un lujo, no comerte la última uva y celebrar con el año nuevo, el fin de contrato / subvención)

Además continuo con 2 empleos que me apasionan… Por las mañanas de lunes a viernes, imparto un Certificado de Profesionalidad de Dirección y Coordinación de tiempo libre en Dicampus Formación, y un par de tardes y los sábados, estoy desarrollando un proyecto de Participación del voluntariado joven en la institución de Llanes para Cruz Roja Juventud. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto trabajando.

vlpggMe apasionan… pero son temporales, ambos, con fecha de finalización y con razón, el certificado tiene un número determinado de horas, y el proyecto, de meses.

En los próximos meses están a la vista un par de cursos más, también temporales. 

La incertidumbre laboral es algo que siempre me ha acompañado en mi trayectoria profesional.

Contratos por proyectos o cursos, puntuales, por ejercicio económico, hasta que de subvención, campañas, eventos… siempre he dicho que cada dos años no me importaría “cambiar de trabajo”, y si la providencia me asegurase que el día de mañana podría jubilarme, estaría encantado.Aunque cuando realmente digo “cambiar de trabajo“, realmente quiero asumir nuevos retos: diseñar un proyecto diferente, trabajar con un grupo distinto, impartir otro tipo de formación, realizar intervención directa…

Me gusta la sensación de echar a andar cosas nuevas, de probar y equivocarme, de reintentarlo y acertar, de saber como se quita la alarma, de descubrir donde se almacenan los folios o saber que hay una reunión el tercer jueves de cada mes; vamos me gusta lo desconocido.Valoro de forma muy positiva toda la variedad de posibilidades que me han ofrecido siempre mis empleos, no en vano, trabajo siempre que puedo, aunque sea de forma puntual, para coger más experiencia, conocer otras formas de trabajar, nuevas personas, con cualquier entidad o empresa que me contacta. Creo además que esos “cambios de trabajo” o nuevos retos, pueden darse dentro de una entidad o empresa, y con constancia. Trabajando en un misma entidad o empresa no me importa hacerme kilómetros, tareas diferentes…

Así que aunque me guste mi trabajo de animador / formador nómada, y espero seguir siéndolo, ya que estamos en la época la que todo el mundo pide “cosas” yo pido eso algo de estabilidad laboral, y oye nunca se sabe, soy muy hippie comeflores y creo que las cosas que pueden cambiar, y a mejor.

Así que si quieres invertir en un animador sociocultural / formador a largo plazo, no busques más, pincha en curriculum ;O)

Anuncios