Todavía existen demasiados prejuicios para emplear el humor como metodología de trabajo con los grupos. Obviamente yo no los tengo, de hecho me río de ellos :O)

maparisas
Mapa de cómo se expresan la risa en la red

Pero si que tenemos que tenerlos en cuenta para poder contrarrestarlos. Algunos de estos prejucios que se me ocurren pueden ser:

El humor entendido como sinónimo de inmadurez

Por medio del sentido del humor la persona crece, se desarrolla y madura. El humor conduce a la paciencia, tolerancia. Ayuda a observar la realidad de una manera más objetiva. Ridiculiza los extremos opuestos. Aprende de los errores propios y ajenos.

La realidad: El humor es un signo inequívoco de madurez de la personalidad.

 

El humor entendido como pérdida de tiempo

El humor puede ser entendido como una forma de malgastar el tiempo, de distracción del trabajo grupal o de relajación frente a las tareas propuestas.

La realidad: Mediante la aplicación de las técnicas y estrategias adecuadas del humor podemos descubrir la importancia y significación que tiene este tema en la vida de los grupos.

 

El humor entendido como falta de seriedad y de eficacia

La realidad: El sentido del humor, bien empleado, es enormemente eficaz en los grupos ya que ayuda a economizar tiempo en las tareas propuestas. Aumentan las oportunidades de pasarlo bien y de gozar. Aumenta la sensación de pertenencia al grupo. Se reducen los miedos y defensas de los miembros.

 

¡Dejemos de pensar que por reírnos la cosa no es seria!

Anuncios