Las dinámicas, mi herramienta favorita de trabajo. Ya había publicado varias entradas sobre el tema:

Criterios de selección de una técnica/dinámica de grupo Y es que no todas valen para todo….

Posibles “baches” cuando hacemos dinámicas Porque obviamente en ocasiones podemos encontrarnos negativas, interrupciones…

No por mucha dinámica usar… Y es que aunque muy efectivas no solo hay que hacerlas por hacer.

 

20190714_124510

 

Las principales motivaciones que nos llevan a utilizar una dinámica adecuada al grupo que “animamos” pueden ser:

  • Para crear confianza y lograr un buen clima de interrelación
  • Para favorecer la cooperación
  • Para lograr mayor productividad en el logro de los objetivos
  • Para estructurar, organizar y realizar las tareas, tomar decisiones… etc.
  • Para motivar
  • Para resolver situaciones de conflicto, planteando críticas constructivas
  • Para evaluar la propia marcha del grupo, situaciones o temas desarrollados…

 

¿Cómo y cuándo utilizar dinámicas?

Tienen que darse, al igual que en el criterio de selección, una serie de requisitos:

  • Quien se propone utilizar las dinámicas de grupo debe conocer previamente los fundamentos de la Dinámica de Grupo.

  • Antes de utilizar una dinámica de grupo debe conocerse suficientemente su estructura, su dinámica, sus posibilidades y sus riesgos.

  • Debe seguirse en todo lo posible el procedimiento indicado.

  • Las dinámicas de grupo deben aplicarse con un objeto claro y bien definido.

  • Las dinámicas de grupo requieren una atmósfera cordial y democrática.

  • En todo momento debe existir una actitud cooperante.

  • Debe incrementarse en todo lo posible la participación activa de las personas.

  • Los y las participantes deben adquirir conciencia de que están en el grupo y por si mismos. Sentir que están trabajando en “su” grupo.

  • Todas las dinámicas de grupo se basan en el trabajo voluntario, la buena intención y el juego limpio.

  • Todas las dinámicas de grupo tienen alguna finalidad implícita.