La Animación Sociocultural ante la cultura

Las circunstancias sociales que han hecho aparecer la ASC han sido precisamente circunstancias culturales:

  • la economía industrial (el capitalismo empobrece a muchos),
  • ciertos cambios culturales (ambiente demasiado materialista)
  • y una invasión de los media que provoca el silencio del hombre en la era justamente de la comunicación y de la informática.

 

En tal caso la ASC aparece en una encrucijada de caminos en que se encuentra la cultura actual. Ante una sociedad disgregada y vacilante, se siente la necesidad de una articulación más armoniosa, promoviendo una cultura creciente que establezca comunicación entre la creación cultural y el público.

 

books-1655783_1920
Imagen de Nino Carè en Pixabay

 

Esta interesante función la asume la ASC, que traduce las aspiraciones de la población a una mayor autonomía cultural de las personas y a una mayor igualdad cultural entre ellas, estableciendo un espacio cultural que las haga posibles. Quiere introducir una cultura viva, es decir -según indica de Castro (1987, p.21)- una cultura que sea abierta, comunitaria, arriesgada, desinteresada, comprometida, pluralista y promotora del llamado pensamiento divergente.

Tradicionalmente ha imperado la concepción bancaria de la educación, según la cual el educando era como una olla en la cual el educador va vertiendo sus depósitos; el educando es pasivo y se lo adapta a la sociedad existente. Es una concepción mecanicista de la educación en que el educando es manipulado en contra de sus intereses.

Esta educación bancaria deshumaniza a las personas, y por esto las mismas, al ser conscientes de este proceso, reaccionan y otorgan al sujeto un papel activo no sólo en la participación en la cultura, sino también en la creación de la misma, en el seno de la propia comunidad. El pueblo es visto como agente creador de su propia cultura y desarrollando sus propios valores. Para impulsar este proceso existe cabalmente la ASC.

 

FuenteProgramas de animación sociocultural. Sarrate Capdevila, María Luisa. UNED

La Historia (dinámica)

Una dinámica 3 “B” (buena, bonita y barata) para trabajar la comprensión la lectora, cómo interpretamos la información que nos dan, y cómo tendemos a rellenar huecos creando historias totalmente nuevas…

Muy necesaria en estos días…

 

Objetivos

  • Reflexionar sobre la interpretación que hacemos de los hechos
  • Ser conscientes de las percepciones y juicios erróneos.

Edad recomendada

Desde los 12 años.

Materiales

  • Texto “La Historia”.
  • Hoja de respuesta, una por persona.
  • Clave de respuestas (para el dinamizador o dinamizadora).

 

group-3348989_1920
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

 

 

Desarrollo 

La persona dinamizadora lee al grupo una historia, que debe escuchar atentamente. La lectura se realiza dos veces.

En segundo lugar cada persona cumplimenta individualmente un cuestionario que se les entrega, en este aparecen una serie de afirmaciones referidas a la historia de las que deben indicar si son verdaderas, falsas o no saben.

Finalmente, la persona dinamizadora lee en alto las afirmaciones y los y las participantes informan sobre sus respuestas a cada una de ellas.

 

Evaluación

¿Qué argumentos tenéis para emitir esa respuesta? Se aportan los datos que aparecen en la clave de respuesta.

Esto pone de relieve que una descripción de los hechos no es suficiente para emitir un juicio ni para hacer una interpretación.

Las palabras suelen encerrar conceptos o ideas sobre  determinadas cosas (hombre de negocios-dueño). Es importante reflexionar sobre lo que se escucha y lo que se interpreta o deduce de las informaciones recibidas, ya que puede conducir a juicios erróneos.

 


 

Materiales

 

Texto “La Historia”

Un hombre de negocios acababa de apagar las luces de la tienda cuando un hombre apareció y demandó dinero. El dueño abrió una caja registradora. El contenido de la caja fue extraído y el hombre salió corriendo. Un miembro de la policía fue avisado rápidamente.


 

Hoja de respuesta

Indica si cada afirmación es Verdera (V), Falsa (F) o No lo sabes (NS)

  1. Un hombre apareció después que el dueño apagó las luces de su tienda. ( )
  2. El ladrón era un era un hombre. ( )
  3. 3. El hombre que apareció no demandó dinero. ( )
  4. El hombre que abrió la caja registradora era el dueño. ( )
  5. El dueño de la tienda extrajo el contenido de la caja registradora y salió corriendo ( )
  6. Alguien abrió una caja registradora. ( )
  7. Después de que el hombre que demandó dinero extrajo el contenido de la caja, huyó a toda carrera. ( )
  8. Aunque la caja registradora contenía dinero, la historia no dice cuánto. ( )
  9. El ladrón demandó dinero del dueño. ( )
  10. Un hombre de negocios acababa de apagar las luces cuando un hombre apareció dentro de la tienda. ( )
  11. Era a plena luz del día cuando el hombre apareció. ( )
  12. El hombre que apareció abrió la caja registradora. ( )
  13. Nadie demando dinero. ( )
  14. La historia se refiere a una serie de eventos en los cuales únicamente se mencionan tres personas: el dueño de la tienda, un hombre que demandó dinero y un hombre de la fuerza policíaca. ( )
  15. Los siguientes eventos ocurrieron: alguien demandó dinero, una caja registradora fue abierta, su contenido fue extraído y un hombre huyó de la tienda. ( )

 

Clave de respuestas

  1. ¿Estas seguro de que el hombre de negocios y el dueño son la misma persona?
  2. ¿Puede hablarse de un robo necesariamente? Tal vez el hombre que demandó dinero era el que rentaba el local, o el hijo del dueño. Ellos a veces demandan dinero.
  3. F
  4. V El artículo “el” que antecede al sustantivo”dueño” no deja lugar a dudas.
  5. Podría parecer poco probable pero la historia no necesariamente lo excluye.
  6. V La historia dice el dueño abrió la caja registradora.
  7. No sabemos quién extrajo el contenido de la caja, ni es necesariamente cierto que el hombre haya huido.
  8. La afirmación es dudosa: la caja registradora pudo –o no- haber contenido
    dinero.
  9. ¿En verdad es un robo?
  10. ¿No es probable que el hombre haya aparecido frente a una ventana, o se haya quedado en la puerta, sin haber entrado a la tienda?
  11. Las luces de las tiendas generalmente permanecen prendidas durante el día.
  12. ¿No sería posible que el hombre aparecido haya sido el dueño?
  13. F La historia dice que el hombre que apareció demandó dinero.
  14. ¿Son el dueño y el hombre de negocios la misma persona? ¿O son dos personas diferentes? Lo mismo puede preguntarse del dueño de la tienda y el hombre que apareció.
  15. ¿Huyó? ¿Qué no pudo haberse alejado a toda carrera en auto? O ¿Algún otro medio?

Esas actividades complementarias

El otro día leía una noticia sobre las medidas que la Consejería de Educación de Asturias pretende para el próximo curso.

El resumen: no habrá extraescolares (al menos durante el primer trimestre) ni actividades complementarias realizadas fuera de los centros. Excursiones, visitas a museos y otros equipamientos, salidas varias y actividades similares quedan por el momento suspendidas.

 

20190430_170448

 

Vaya por delante que entiendo que en el contexto actual, lo principal es la seguridad y salud, y que habrá personas con más conocimiento y experiencia para tomar esta decisión.

Pero, esas actividades complementarias son necesarias, y mucho. Por el ámbito en el que desarrollan, muchas entran dentro del ámbito del tiempo libre educativo.

 

Lo esencial en la educación del tiempo libre es que se buscan una serie de valores humanos, que no son desarrollados por otro tipo de ofertas sociales:

  • La posibilidad de expresión y creación cultural.
  • La posibilidad de lo lúdico y lo festivo.
  • La posibilidad de vinculación con la cultura popular y la comunidad social inmediata.
  • La posibilidad de una convivencia con otras personas.
  • La posibilidad de autoconocimiento, de las propias limitaciones y contradicciones y a la vez de las propias posibilidades.
  • La posibilidad de generar un estilo de vida distinto del propuesto por la sociedad y particularmente a través del tiempo libre.
  • La posibilidad de efectuar un análisis crítico de la posición de uno ante sí mismo, las demás personas y las cosas.
  • La posibilidad de contraer un compromiso social, político y humanista (Pedró, F. 1984).

 

En definitiva, “esas actividades complementarias” permiten reencontrar las posibilidades humanas a través del tiempo libre como ocasión propicia para hacerlo.

Debemos considerar el tiempo libre no como un lugar espacio-temporal que exige el desarrollo de unas actividades, sino, sencillamente, como marco, una ocasión que permite una recuperación de lo humano.

 

Por eso, aunque tengamos que tener cuidado con los contagios, no debemos perder de vista lo que nos aportan “esas actividades complementarias”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑